Los buenos hijos, de Rosa Ribas #NovelaNegra 21

by Julen

los-buenos-hijos_rosa-ribasYa amenacé en su día que me pondría con la segunda novela de la saga que Rosa Ribas ha puesto en marcha dedicada a Hernández Detectives. Me encantó la primera, Un asunto demasiado familiar, y esta segunda la encuentro tan recomendable como la anterior, si no más. Ya estoy salivando a la espera de la siguiente. Espero que vengan nuevas entregas porque puedo decir, sin ningún género de dudas, que me he enganchado a esta atípica familia de investigadores. El padre, las dos hijas y el hijo, además de las contribuciones de la madre: todos se dedican a investigar. A veces lo que les encargan y a veces lo que queda más cerca. Sí, la propia familia.

Todo eso acontece en la Barcelona actual. Rosa Ribas sitúa la escena en una casa de indiano suficientemente grande como para dar cobijo tanto a la vida familiar como a la profesional. Si en la primera novela cada uno de los personajes se hacía querer; esta segunda profundiza más si cabe en la complicada psicología de cada caso. De hecho, el supuesto motivo principal de la novela, el encargo que exigirá las correspondientes pesquisas, no aparece hasta bien entrado el libro. Los prolegómenos, un buen montón de páginas, nos sirven para continuar cogiendo cariño a esta atípica familia.

Como era de esperar, ha sido coger la novela y terminarla en apenas un par de días. Desde la primera página ya no podía dejar de leer, queriendo saber más de cada uno de los miembros de la familia. Porque, hay que reconocerlo, Rosa ha creado un universo para cada uno. Las historias personales convergen en la agencia Hernández Detectives, pero no se diluyen en forma de puré, sino que conforman una ensalada en la que cada ingrediente mantiene su sabor. Ya me dirás cuál es tu favorito: ¿Mateo, el padre que fue delincuente juvenil?, ¿Amalia, que conoce el secreto de su hermana Nora?, ¿Nora, que desapareció y volvió?, ¿Marc, que busca su autoafirmación dentro del clan?, ¿Lola y su enfermedada mental? Y puedes añadir a Ayala, casi miembro de la familia o hasta a la tía Claudia. Insisto, cada personaje le da juego a la autora.

A diferencia de las casas en las que hay enfermos físicos, en las de los enfermos psíquicos no se habla de la enfermedad ni se forman tertulias caseras para disertar sobre medicamentos y tratamientos, para compartir historias de parientes o conocidos que padecieron esa u otra enfermedad. En las casas en las que vive alguien con problemas mentales se vive en el eufemismo, en el «eso», en el «lo que le pasa», en el «lo de tu madre», en el «tú ya sabes». Las palabras se vuelven vaporosas, caen, velo sobre velo, hasta formar una capa traslúcida. La única que no respetaba ese esfuerzo colectivo era su madre. De repente, rasgaba todas las capas acumuladas amorosamente y dejaba escapar un borbotón de palabras acumuladas durante días.

La investigación principal (hay unas cuantas otras menores que se van cruzando en la trama) en este caso recae en Marc, el hijo de Mateo. Se trata de una historia sórdida en la que una chica de 14 años se ha suicidado. En un momento dado surge un brusco giro en la trama. Tendrás que leerla para saber lo que acontece y por qué cambiará la vida de la familia para siempre.

Lo dicho, si Rosa Ribas era una de mis escritorias preferidas, ahora lo es más aún. Ya os comenté que, poco a poco, ha ido acumulando una buena cantidad de obras, con protagonistas que repiten en series más o menos breves. Me encantaría que siguiera presentando más cosas para Hernández Detectives. La novela termina, como la anterior, con un momento crítico. ¿Tendrá en mente Rosa cómo continuar la saga? Tendremos que esperar. De momento, si te apetece, puedes leer una entrevista en El Periódico en la que repasa varias de las claves de esta novela.

 

Artículos relacionados

1 comentario

Nuestros muertos, de Rosa Ribas #NovelaNegra 76 – Consultoría artesana en red 06/06/2023 - 05:31

[…] su día ya reseñamos aquí las dos entregas anteriores de la serie (Un asunto demasiado familiar y Los buenos hijos) que está dedicando a Detectives Hernández, una agencia de investigación de carácter familiar. […]

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.