Las jaurías, de Alberto Gil #NovelaNegra 06

by Julen

Las jauriasAndaba yo buscando novela negra de autores portugueses y me topé con Las jaurías, de Alberto Gil. No, no se trata de un escritor lusitano, sino de un veterano periodista y escritor que ha publicado una variada obra. En lo que a género negro se refiere cuenta con otra novela: Ocho pingüinos. La razón por la cual llegué hasta Las jaurias es porque tiene mucho que ver con Portugal: narra un asesinato de estado en el que están implicadas las respectivas dictaduras de Portugal y España allá por 1965. El acontecimiento (real) que dio lugar a la obra de Alberto Gil se enmarca en las actividades de contrabando que se llevaban a cabo en La Raya, con el Guadiana como testigo allá en tierras del sur de Extremadura. La novela, hay que reseñar, recibió el Premio L’H Confidencial 2020, convocado por el ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat y Roca Editorial.

No me cabe duda que Portugal y Extremadura son dos lugares por los que me encanta pedalear. Cuando mejore la rodilla (que mejorará, digo yo) y la situación de pandemia afloje un poco (que aflojará, digo yo) tengo que saldar mis cuentas pendientes con el cicloturismo en tierras lusitanas. El Alentejo y las Aldeias Históricas como primer paso, pero hay más planes que algún día ya explicaremos. En fin, a lo que iba, que la zona extemeña de La Raya ya la pedaleamos hace unos años. Es de esos territorios con mucha historia a sus espaldas como zona fronteriza sujeta a idas y venidas según el poder político de turno.

Buena parte de lo que sucedió hace más de cincuenta años en esta zona de La Raya, como en cualquier otra, ha sufrido la extirpación de ese lóbulo donde se localiza nuestra memoria. Si todavía quedan testimonios de la gente que vivió aquellos crímenes, será por poco tiempo. La muerte se ocupará de disolverlos, y el resto del trabajo sucio se lo dejaremos a la furia de las zarzas, a las inclemencias del tiempo y también a la naturaleza invasora del agua, que ha inundado la comarca hundiendo su historia en las profundidades.

Olivenza es un lugar que tengo grabado en mis viajes cicloturistas. Villanueva del Fresno, Higuera de Vargas, Elvas, Badajoz… la trama que nos va desplegando Alberto Gil nos permite viajar a un lado y otro de la frontera. Además, hay que volver atrás, a tiempos de los dictadores Salazar y Franco, para encontrar la ignominia encubridora de unos asesinatos la mayor parte de las veces olvidados.

Estamos ante una novela relativamente corta que se lee casi de un tirón. Son poco más de doscientas páginas a través de las cuales una curiosa pareja formada por un periodista de 63 años de vuelta de su profesión y una joven portuguesa fotógrafa y bloguera, investigan lo que sucedió 50 años atrás. Los dos tienen sus razones y descubrirán que el pasado aún sigue vivo en la memoria. Mientras no hay olvido, hay presente.

Como decía, la novela se lee muy fácil. Es de agradecer. Si, además, tienes algún tipo de conexión con la zona, mejor que mejor. Pero la historia es universal: el contrabando como medio de vida es un clásico. Y también lo es en la novela negra. Las fronteras siempre han dado juego. Si no, que se lo digan a Don Winslow, por ejemplo. Aquí, sin embargo, la historia está sumergida en la claustrofobia de los pueblos pequeños, del hambre y la emigración. La política y salir de la pobreza se dan la mano. Bajan turbias las aguas del Guadiana en la zona de La Raya.

La novela cuenta con el plus de partir de un hecho real y de incluir una investigación que te la acabas creyendo de principio a fin por mucho que sepas que estás ante una obra de ficción. En una nota al final del libro, el autor proporciona un par de referencias relacionadas con el contrabando en la zona que pintan muy bien.  Se trata de El contrabando, de los historiadores Ana María Cabezudo Rodas y José Luis Gutiérrez Casalá (por lo que veo, agotado), y de Contrabando en La Raya de Portugal, de Eusebio Medina (el propio autor lo tiene subido a ResearhGate, que es el enlace que os dejo). En fin, novela negra muy digna.

Imagen: Adolfobrigido, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.