Carola, la grúa

by Julen

Bilbao fue gris y hoy es azul. Lo dice una de las personas que aportan su testimonio en este vídeo que comparto hoy aquí. Ayer me llegó a través de Aprendices, ese colectivo de gente inquieta que gusta de compartir lo que sabe. Por supuesto, si hablamos de Carola, la grúa, no podía faltar Jaío la espía. Dice que la grúa le inspira ternura. Es una bonita reflexión de estre ingenio que es parte fundamental de que la memoria de lo que fue Bilbao y ya no es siga entre nosotros. Carola tiene diez años más que yo. Ella nació en el 54 y yo en el 64. Para mí siempre estuvo ahí, aunque asociada a esa parte industrial que uno de niño simplemente sabía que existía pero con la que no interactuaba.

Hoy Carola se ha salvado y creo que me sobrevivirá, espero que durante muchos años. Es una referencia de lo que fuimos y fue testigo, mientras estaba en activo, de enormes cambios sociales, políticos y tecnológicos. Hoy descansa y forma parte del patrimonio industrial, ese reflejo de lo que fuimos. Por eso producciones como la que podéis ver en este vídeo –son diez minutos entrañables– tienen tanto valor. Ahí, en las imágenes y en las voces se une pasado, presente y futuro. Corolaren arima es un proyecto que lo  hace posible.

.

Imagen destacada del post: Basotxerri, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.