18 años con un blog a cuestas

by Julen

Seguramente que el barbecho intermitente al que hemos sometido a este blog en los últimos meses –con excepción de las crónicas de nuestro particular Tour del Pirineo– quizá haya extrañado a quienes lo leéis habitualmente. Son más de 5.000 artículos desde que vio luz allá por 2005. Supongo que, de alguna forma, se lo merecía. Ya adelanté cierta reflexión cuando escribí De blogs y ciclos vitales: buenas y malas noticias allá por julio. Ahora que comienza un nuevo curso académico, me detengo de nuevo a explicar(me) algunas cosas de las que están por venir. Bueno, y algunas otras que ya están aquí.

Cerca ya de los 59 años quiero buscar una forma diferente de mantener una conexión digna con mi actividad profesional. Es evidente que pasa a un segundo plano. Lo tengo claro, no hay vuelta atrás. El objetivo es menos, pero con toda la intensidad y cariño que se merecen los compromisos que adquiramos. Y esto aplica tanto a la actividad de consultoría como a la actividad docente. Menos es más. Otra vez.

El tiempo, esa particular vara de medir que podemos emplear en modo Chronos y en modo Kairós, dicta sentencia. Tengo disponible un tiempo que no quisiera desaprovechar. No, no me estoy poniendo en modo cenizo. Simplemente es una cuestión, como comentaba en julio, de ciclo vital. Estoy donde estoy y tengo que entender que las prioridades han cambiado. Así de simple. Hoy son unas que no tienen mucho que ver con las que uno percibe a los 30 o a los 40. Insisto, estoy donde estoy y muy a gusto. Pero no puedo seguir con el mismo enfoque de entremezclar lo personal y lo profesional en plan barra libre. A ver, «entremezclar» seguirá siendo «marca» artesana, pero de diferente manera. Yo ya me entiendo.

Ahora mismo tengo entre manos dos proyectos de consultoría, uno de reflexión estratégica y otro que tiene que ver con el reposicionamiento de una línea de actividad dentro de una organización, con los que estoy realmente a gusto. Luego está la actividad docente, que, un año más, comienza ahora y que me obliga, de alguna forma, a estar al día en determinadas cuestiones y, al mismo tiempo, tomar contacto con las chicas y chicos que se comerán el mundo en breve. Hay alguna otra cosa por ahí –cosas de 5S digitales– con las que también creo disfrutar. Y punto. Bueno, también hay otra empresa con la que tengo que hablar para ver qué hacemos con el futuro de una relación profesional que se alarga ya desde hace varios años.

Luego, está el blog.

Un día de estos compartiré el nuevo ebook de nuestro Tour del Pirineo. Es el blog como cuaderno de bitácora en su sentido más estricto. Un viaje más que narramos a través de crónicas diarias. Ahí siento que reside la esencia de este blog, 18 años después. No tanto en la generación de contenido «profesional», sino en los cientos (porque son cientos) de posts que han servido para disponer de un pasado lleno de recuerdos. Porque releer esos posts es encontrarme con quien fui y con quien sigo siendo.

Sí, claro, el blog me sirve para soltar alguna que otra marcianada en torno a la consultoría y a mi actividad profesional en general. Pero no nos engañemos, un blog, en tanto cuaderno de bitácora, es en esencia, la narración de una singladura. Lo profesional puede encajar estirando el sentido de «viaje», pero, en esencia, son las crónicas de los viajes lo que mejor puede representar qué es un blog.

Seguiré escribiendo aquí. De eso no tengo duda alguna. Pero puede que la intensidad de lo profesional decaiga. Menos es más. Es como lo siento y la manera en la que el viaje continúa. Nos seguiremos leyendo.

Imagen de schaeffler en Pixabay.

Artículos relacionados

16 comentarios

José Carlos Hernández 07/09/2023 - 07:46

El ciclo vital nos guía, es una verdad incuestionable. Llega un momento en que hay que dejar algunos caminos y establecer prioridades.

Responder
Rai 07/09/2023 - 08:00

Menos es más, no lo diría quien se acomoda con facilidad en generar espacios diógenes o en quienes gustan tener una habitación de invitados llenas de trastos ¿no? Admiro a quienes sabéis viajar ligeros de equipaje. Seguro que, como casi siempre, tiene razón Julen, en reordenar tus prioridades y tu tiempo. Suerte.

Responder
Julen 08/09/2023 - 06:54

Gracias, Rai. No me parece mal ejercicio ese de buscar cierta «esencia» y dejar a un lado lo que perfectamente es prescindible. Ir ligero de equipaje tiene sus ventajas.

Responder
Manel Muntada 07/09/2023 - 13:44

Oye Julen, me parece perfecto que decidas reorientar tu actividad en línia a tu momento vital [incluyendo lo profesional, claro] pero también quiero que sepas que, a mi, no me da igual que tengas menos presencia, y que tus disquisiones y apuntes profesionales son un acompañamiento en mi díaadía difícil de sustituir y que me cuesta imaginar que no tengo. Un abrazo

Responder
Julen 08/09/2023 - 06:52

Vale, vale, Manel, no hay que ponerse así, jejejeje. Seguimos, seguimos. De otra manera, pero seguimos.

Responder
Gloria b&g 07/09/2023 - 16:41

Te sigo hace algunos años, aunque para ser honesta, no léía al mismo acelerado ritmo que publicabas, o no todos los temas me atraían. Pero dado que también tengo mi cuaderno de bitácora propio, me ha encantado tu reflexión. Sobre todo por las dudas que me asaltan sobre publicar o cerrar. Como mi singladura sigue, también atesoraré mi propia descripción de las vivencias. Gracias

Responder
Julen 08/09/2023 - 06:52

Pues ahí estamos, Gloria, como «reliquias» a las que nos asaltan dudas. Besos.

Responder
Josu O. 07/09/2023 - 20:44

18 años, mayoria de edad, el blog ya puede decidir por sí mismo 😉

Lo del trabajo que sé reduzca, ni tan mal, pero los textos de los domingos tienen que seguir, eh? 😀

Zorionak Julen!!!!

Responder
Julen 08/09/2023 - 06:51

Jejeje, el domingo retomamos viejas costumbres 😉

Responder
Juanjo Brizuela 08/09/2023 - 18:26

Y la suerte que hemos tenido estos 18 años de leerte con tanta frecuencia, así que permítete lo que creas conveniente.

Es curioso cómo está reorientándose lo de los blogs… muy curioso. ¿Serán los algoritmos o qué?

Abrazo

Responder
Julen 09/09/2023 - 06:39

Los algoritmos cambian las reglas del juego. A ver cómo continuamos siendo humanos junto a ellos jejejeje.
Nos seguimos leyendo, Juanjo. Un abrazo.

Responder
Amalio A. Rey 11/09/2023 - 18:20

5.000 posts, tremendo Julen, menudo recorrido. Lo de los ciclos vitales es inapelable. Lo sé por experiencia propia. Tengo mi blog también en barbecho, pero en barbecho de verdad, no como el tuyo que es de «reducir frecuencia». El mío está en hibernación. Espero reanimarlo después que salga de algunas urgencias, también relacionadas con el ciclo vital. Otras prioridades. Es un gusto leerte, así que espero que sigas escribiendo. Cuídate!!

Responder
Iñaki Murua 13/09/2023 - 19:53

No está mal saber que un blog cuando llega al 18ª aniversario no explota por si mismo 😀

Responder
Julen 14/09/2023 - 05:45

Puede implosionar o pinchar y perder aire. Nos hacemos mayores, por muy buena cosecha que fuera la del 64 😉

Responder
Iván 14/09/2023 - 05:55

Creo que lo que cuentas es normal, Julen. Etapas, ciclos, circunstancias vitales se van entrelanzando con la vida y el propio blog. Por cierto, yo llevo unos años con mis blogs en barbecho por diferentes circunstancias, y aunque echo de menos algunas veces eso de darle a tecla, entiendo que debo esperar y retomar de una forma suave-suave. Un abrazo y gracias por el conocimiento que nos has regalado estos años…. y los que quedan 🙂

Responder
Julen 14/09/2023 - 07:25

Ya habrá tiempo de retomar escritura. Leer y escribir, forma parte de lo que somos, Iván.
Por cierto, ya que pasas por aquí, en unas semanas te pasaré un artículo que saldrá publicado en una revista en la que sales mencionado… hasta aquí puedo contar jejejeje.

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.