Tercera edad y cuarta edad

by Julen

Elderly woman's hands - Bangkok, city of angelsNos dan más y más boletos. Una rifa con premio seguro. Solo hay que esperar. Paciencia, la madre de todas las virtudes. Tercera edad. Y le sigue una cuarta. Separadas por la conciencia. O por la calidad de vida. Google ya la investiga: cómo envejecer más. Y mejor. Pero más, sobre todo más.

Es un mundo de lo desconocido. Estirar la vida como nunca antes. ¿Cuándo vamos a morir? La estadística está para lo que está. Sabes cuál es ese día. Sabemos cuál es. Es lo que nos toca si todo siguiera como debe. ¿Conoceremos la cuarta edad? Quizá pase delante y no seamos capaces de identificarla.

Son dilemas morales sujetos a nuevas reglas. Un primer mundo que segrega y pone a cada cual en su sitio. Cuarta edad para dejar pasar el tiempo. Cuarta edad para sentir cómo todo pierde sentido. Una degradación en toda regla a la que asistimos como espectadores. Quienes la protagonizan son solo conejos de indias. Son los sujetos del experimento.

Y llegará, quién sabe, una quinta edad. Se nos acabarán los modelos y habrá que inventar otros nuevos. Personas que se descomponen y a las que se podrá rehacer. Gracias a ese motor salvaje y darwiniano que es el capitalismo. Investigará y dictará sentencia. A mayor gloria del progreso. Cuarta edad en curso y subiendo. Es negocio seguro, ¿no te habías percatado?

Artículos relacionados

8 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.