Los escalofriantes datos de la desigualdad

by Julen

STOPMás de una vez he comentado por aquí que, desde mi punto de vista, un buen progreso «de verdad» se debería medir a través del coeficiente de Gini. El asunto es sencillo: todo avance que solo repercute en una mínima parte de la población no es progreso, es fracaso. Y por supuesto que todas sabemos que esa mínima parte de la población que percibe el progreso es la parte más acaudalada. Más conduce más, también con el dinero.

El coeficiente de Gini es una medida de la desigualdad:

El coeficiente de Gini es una medida de la desigualdad ideada por el estadístico italiano Corrado Gini. Normalmente se utiliza para medir la desigualdad en los ingresos, dentro de un país, pero puede utilizarse para medir cualquier forma de distribución desigual. El coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y donde el valor 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno).

El índice de Gini es el coeficiente de Gini expresado en porcentaje y es igual al coeficiente de Gini multiplicado por 100.

Aunque el coeficiente de Gini se utiliza sobre todo para medir la desigualdad en los ingresos, también puede utilizarse para medir la desigualdad en la riqueza. Este uso requiere que nadie disponga de una riqueza neta negativa.

Pues bien, te pones a leer el informe de Oxfam Intermón Gobernar para las élites – Secuestro democrático y desigualdad económica y es para echarse a llorar. Tomado de su documento resumen, págs. 2-3:

  • Casi la mitad de la riqueza mundial está en manos de sólo el 1%de la población.
  • La riqueza del 1% de la población más rica del mundo asciende a 110 billones de dólares, una cifra 65 veces mayor que el total de la riqueza que posee la mitad más pobre de la población mundial.
  • La mitad más pobre de la población mundial posee la misma riqueza que las 85 personas más ricas del mundo.
  • Siete de cada diez personas viven en países donde la desigualdad económica ha aumentado en los últimos 30 años.
  • El 1% más rico de la población ha visto cómo se incrementaba su participación en la renta entre 1980 y 2012 en 24 de los 26 países de los que tenemos datos.
  • En Estados Unidos, el 1% más rico ha acumulado el 95% del crecimiento total posterior a la crisis desde 2009, mientras que el 90% más pobre de la población se ha empobrecido aún más.

 

¿Este planeta es el que estamos construyendo? Hay que joderse. Quizá por eso una de las propuestas más interesantes de la Economía del Bien Común es la que tiene que ver con eliminar los perversos mecanismos que favorecen que para quienes más tienen más fácil es conseguir más dinero. Y, al revés, los que son más pobres, más difícil lo tienen para generar un ingreso mínimo. Este dato debería llevarnos a la reflexión (pág. 112 del libro de Felber):

El capitalismo es un sistema de retroalimentación positiva porque con el progresivo enriquecimiento y crecimiento tanto de individuos como de empresas es más fácil enriquecerse  y crecer. El primer millón es el más difícil. con el segundo millón es todo más fácil. El millón 101 no sabe uno qué ha hecho para conseguirlo. Y el que tiene mil millones, teniendo en cuenta la media de los tipos de interés de los últimos años, debe gastarse 220.000 euros de media al día para no volverse más rico. La retroalimentación negativa habría significado que el primer millón es el más fácil y por tanto el más asequible para la gran mayoría, mientras que ser aún más rico o crecer más se vuelve cada vez más difícil, hasta llegar a un punto en que se hace imposible.

Hay que cambiar el sistema, como sea.

—————

Actualización.- En diversos medios leo críticas a la metodología de recopilación de datos del informe de Oxfam Intermón. Seguramente es imposible manejar datos absolutamente ciertos sobre el asunto. No obstante, me quedo con la tendencia general, al margen de los datos concretos.

Artículos relacionados

6 comentarios

Iván 22/01/2014 - 12:29

Tiempos duros estos en los que vivimos. Duele ver como las desigualdades se agrandan y como mucha gente por estas latitudes está sufriendo debido a la puta crisis o como se llama esto.

Responder
Presentes y futuros de las librerías. 6. Apertura, sostenibilidad y ecología | cambiando de tercio 22/01/2014 - 17:14

[…] está de más que nos mantengamos atentos a los aparentes avances de los que cada vez se benefician menos y de las lógicas de negocio que empobrecen y matan tejido pensando que más allá de lo meramente […]

Responder
Stella 22/01/2014 - 22:15

De acuerdo en que hay que cambiar el sistema. Mi inquietud es el como (sea). Y que puedo hacer yo de manera realista y lo más contundente posible. Mucha gente sufre y los cambios no deberían ser tan lentos…

Responder
Ibai Peña 23/01/2014 - 11:20

Pues la tendencia general puede no ir en la dirección que apuntas.

Otro enfoque de ver el tema que me ha gustado:
http://www.asueldodemoscu.net/2014/01/que-viva-la-desigualdad/

Responder
Germán Gómez 25/01/2014 - 18:55

No tengo ni idea que se puede hacer para reducir las desigualdades, ni mucho menos que puedo hacer yo. Decir que estos tiempos son especialmente duros también me parece un poco excesivo, sobre todo si miramos para atrás con una perspectiva no solo de los últimos 20 años sino un poco más atras, a cualquier momento -por ejemplo- antes de 1980.
Si me parece que estamos en un momento de cambio, que es en si mismo duro pero que ofrece también nuevas posibilidades. Es con esto último con lo único que me quedo.

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.