Actitudes frente al dinero

by Julen

Money Crush (105/365)Sigo dándole vueltas a cómo las actitudes frente al dinero condicionan las relaciones entre personas dentro de un proyecto compartido. Supongo que hay que hurgar en la psicología personal de cada cual para comprender por qué se dan tantos comportamientos diferentes ante el hecho económico. Porque parece bien cierto que el dinero aparece de manera muy diferente en la escala de valor de cada persona.

Suelo comentar muchas veces que la obsesión por los números conduce a una pérdida global de visión en torno a la competitividad de un negocio. Además, poner en primerísimo plano lo económico nos hace perder oportunidades. La cuenta de explotación es una vara de medir los resultados de la empresa, pero si se convierte en la única o si se le rinde demasiada pleitesía, suele provocar un cortocircuito en el pensamiento. No percibimos oportunidades porque implican una ganancia diferida. Y hay quien no soporta la demora.

En general, creo que hay que relajar la tensión por lo económico. Por supuesto soy consciente de que se puede tomar esto por una pedantería. Yendo a la pirámide de necesidades de Maslow muchas personas pueden considerar que en la base, la seguridad y otros aspectos fundamentales de nuestra existencia hoy en día tienen que ver con un ingreso suficiente de dinero. Y ese ingreso se convierte en la referencia absoluta… ¡precisamente cuando no lo tienes! Vale, pero ¿qué pasa cuando no estamos hablando de ese nivel por abajo sino de empresas que ya ingresan cantidades considerables? Si no, pongamos el caso de los sistemas retributivos.

En mi experiencia profesional, quizá lo peor que me ha tocado enfrentar es el diseño y puesta en marcha de un nuevo sistema retributivo. Y hablo de varios casos, tanto como consultor como estando implicado directamente. Cuando te pones a valorar el salario que deberíamos asignar a diferentes funciones y responsabilidades, debes dar por hecho que te vas a enfrentar a la compleja y diversa psicología humana ante el dinero. Y no vas a encontrar «lógica» a la que agarrarte.

Donde antes tenías en consideración a un buen compañero y un estupendo profesional, de repente aparecía un Mr. Hyde que no atendía a razones. Puestos a hablar de dinero, se le nublaba la razón. Claro, siempre podemos activar comparaciones odiosas: seguro que hay quien gana más que tú y no lo merece. Y puedes mirar en tu departamento, en tu empresa, en la zona en la que vives o en el planeta Tierra: siempre hay alguien que en la comparación te resulta útil. Efectivamente, siempre hay alguien que gana más que tú en circunstancias profesionales similares. Pues según parece, es lo que más escuece del mundo mundial.

Esto también puede conducir a ese fenómeno popularmente conocido como «igualarnos en la mierda». Como yo estoy mal, que el vecino esté por lo menos tan mal como yo. Ya lo he explicado con el cuento del casero que le pedía al genio de la lámpara que le dejara tuerto… ¡porque al vecino le iba a dar el doble que a él! Triste, pero real.

Juanma Murua, por cierto, suele reflexionar muy bien en torno a estas cuestiones en su blog Economía en chándal, al que subtitula «incentivos ¿económicos? para personas, organizaciones y ciudades activas». Las actitudes sociales y las actitudes con dinero de por medio son muy diferentes. Debemos tenerlo en cuenta. Pero es que, además -y es mi argumento- ante el dinero se observa un abanico muy amplio de sensibilidades bastante impredecibles.

¿Cómo debe encarar el hecho económico la empresa social? Es buena pregunta porque encierra respuestas diferentes acudiendo a la psicología individual de quienes lideran esa empresa de la que hablamos. Y ahí radica parte de la sensación de éxito o fracaso. Mucho, por supuesto, tiene que ver con las expectativas. Pero creo que la empresa social, si la podemos llamar así, es la que obtiene recompensa colectiva para quienes la integran por la resolución del problema que encara. Ahí debería radicar el gran incentivo.

En fin, siento que doy vueltas en espiral alrededor del dinero. Pero es que de veras me parece que demasiadas veces no hay una relación sana con él. La gente «se truena». Quizá entre todos hemos endiosado el valor que se le concede. Y eso hace caer en la trampa y conduce a comportamientos obsesivos. Claro que, como decía antes, si estás en un estado de necesidad económica puede ser que el condicionamiento al que estemos sometidos sea muy poderoso, ¿no?

Artículos relacionados

8 comentarios

Manel [cumClavis] 15/04/2013 - 07:28

Como sabes, también soy de los que intentan mantener a raya la relación que he de establecer con el dinero. Empezando por el hecho harto evidente de que, a la luz de a lo que me dedico y de cómo lo hago, enriquecerme no se halla en mi horizonte, intento que el canal de lo económico sea distinto del de mi pensamiento entorno al proyecto en el que trabajo. Entiéndase que como todo el mundo necesito de mis ingresos para poder seguir, como mínimo, trabajando; pero una orientación intensa a la transacción económica distorsiona, por un lado, la relación que necesito mantener con quien colaboro, la cual trasciende las más de las veces al proyecto y, por el otro, desenfoca la orientación con la que quiero abordar mi trabajo. Para mí, el dinero quiero que sea tan sólo un recurso necesario para seguir investigando en lo que realmente me gusta. Un saludo Julen, con la luz de la primavera tu ciudad aparece preciosa! 🙂

Responder
Julen 15/04/2013 - 07:44

A ver si esa luz nos sirve para dibujar mejor y con más matices nuestro horizonte 🙂
Como decía en el artículo a veces tengo la sensación de moverme en una espiral con esto del dinero, pero no sé si me conduce hacia una salida y hacia un centro donde no hago sino darle vueltas a lo mismo sin salir adelante. En cualquier caso, una cosa me queda clara: hay muchísimas cosas más importantes que el dinero. Y no me gustaría por nada del mundo perder ese norte. Nos vemos.

Responder
Juanjo Brizuela 15/04/2013 - 09:46

No es fácil atisbar una solución a este tema. Quizá tampoco es que sea necesario pero sí que para mucha gente, en sus valores, prima la seguridad del dinero o el simbolismo y lo funcional del dinero.
No sé si la frase adecuada es ésa de «dinero llama a dinero» pero sí que si la otra parte es «solucionar llama a seguir solucionando», seguramente que el valor del dinero sería suficiente.
Creo que también es importante reconocer que el dinero ayuda y mucho a vivir y a mucha gente le falta…desgraciadamente. ¿Cómo equilibrar la parte de tener un sustento que te permita vivir a lograr cualquier cosa por tener más dinero? No me queda claro…nada.
Creo que podemos vivir con mucho menos de o que tenemos y creo especialemtne en aportar valor… que tendrá como recompensas beneficios sociales y económicos.
No sé.
Dudo enormemente.

Responder
Amalio Rey 15/04/2013 - 15:41

Julen, planteas muy bien este tema que es tan delicado. Y lo matizas correctamLa clave esta enente xq en parte (solo emparte) depende de la situacion economica de partida q tiene cada uno. El o la q anda muy mal (y mucha gente esta asi, desgraciadamente) tiende a posicionarsensibilidad con un estres q genera hipersensibilidad. Me ha pasado a veces e intento comprenderlo, pero es cierto q hay gente q no necesita ser tan tiquismiquis y lo es. Molesta bastante.
Por cierto, aprovecho para decir (perdona la indiscrecion) q tu eres un tio super generoso en la gestion de estos temas, y por tanto muy coherente con lo q cuentas aqui. Un abrazo

Responder
Amalio Rey 15/04/2013 - 15:47

Ains, jjjj…. menudo texto mas macarronico he escrito. Espero q se entienda.
Ya ves lo q es escribir un comentario desde un movil en un aeropuerto. Salud!!

Responder
Josune 15/04/2013 - 19:38

El dinero como fin y no como medio ha quedado bien metido en vena en «nuestra educación y cultura» … «Estudia y tendrás un buen trabajo para ser alguien en la vida!!, nos decían»… Es decir si tienes dinero eres alguien en la vida y si no lo tienes??? aquí viene el problem! y esto no sólo ha ocurrido en nivel social, sino que como todos sabemos, el capitalismo neoliberalista tal y como lo entendemos hoy apremia el dinero y a los que tienen dinero y machaca al resto. Así, una… va asumiendo el rol que le toca vivir. Sin dinero encima de no ser nada ni nadie… el sistema me va a putear de por vida. Una putada! mi identidad machacada y yendo de víctima por la vida… malamente 😉

Responder
Juanma 15/04/2013 - 20:44

Hay un dicho que creo que resume muchas de las miserias de nuestra relación con el dinero «En Economía, por definición, un hombre rico es aquel que gana más dinero que su cuñado».
La riqueza no es un valor absoluto, es relativo en comparación con nuestro entorno y en la mayoría de las ocasiones de nuestro entorno más cercano. Tenía un profesor que hablaba del efecto Blancanieves. Decía que Blancanieves no era tan guapa, es que vivía rodeada de enanos.
Me parece triste, pero por desgracia creo que va bastante bien encaminado.

Responder
Iván 19/04/2013 - 06:39

Buenas reflexiones Julen. El tema de la pasta siempre es complejo, y en temas profesionales también lo es obviamente . Personalmente nunca se me ha pasado por la cabeza valorar a las personas por el dinero que ganan o que su puesto les da, suelo mirar a las personas más por lo que aprende uno de ellas y por la forma de tratar. El mundo empresarial está lleno de jefecillos mediocres que ganan una pasta por su puesto, y en algunos casos porque alguna otra persona los puso allí por voluntada casi divina. Desde el plano personal yo siempre he pensado que una vez cubiertas las necesidades básicas lo importante es no estar sujeto al mundo del consumo, ser gente y sencilla. Una persona con menos pasta se lo puede montar y vivir mucho mejor que esa otra gente que endiosa al dinero. A nivel profesional soy de los que siempre he creido que el reocnocimiento no debe ser solamente económico, debe ser también moral y en otros detalles. Por cierto, en lo de la empresa social siempre me ha hecho reflexionar como en las cooperativas la pasta tiene mucha importancia en las decisiones de los socios, en muchos casos se habla tanto o más que en esas demonizadas empresas capitalistas, donde hasta se gana menos 😉 .

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.