El atraco

by Julen

Ajenas SombrasSerie: Ángela. Entrega: 13.

El tipo mediría más de 1,80 y era de complexión atlética. No hacía falta prestarle mucha atención para darse cuenta de que en aquel cuerpo anidaba fuerza. Bruta seguramente, pero fuerza. Estaba inmóvil, con la mirada un tanto perdida, como si el paso del tiempo hubiera provocado un distanciamiento de la realidad cercana. Sin embargo, nada más sentir que la puerta que vigilaba frente a él se abría, todo su cuerpo se convulsionó recuperando una energía brutal.

No es que hiciera nada que llamara la atención. Fue solamente la tensión de un cruce de miradas fugaz. Sin embargo, Ángela casi se descompuso. No estaba acostumbrada a que las casualidades se sucedieran. No con aquel hombre al que era la tercera vez que veía en esta última semana. Aquel maldito atraco había provocado en ella un torbellino emocional. Estar en el momento equivocado en aquel banco parecía convertirse en una maldición.

Ya no cabía duda. El encuentro de hace un par de días no fue casual. Entonces tan solo sintió la turbación de la improbabilidad de coincidir por segunda vez. Además, todo pareció suceder de manera improvisada. Nada que hiciera prever que hubiera una intención. Pero ahora era diferente. Allí apoyado, quieto, su actitud era de acecho. Y ella no podía ser sino la presa.

De nuevo dentro del portal. Su cabeza bullía atropellada sin terminar de alcanzar un siguiente paso lógico. La policía, esperar un poco más, llamar a su padre, salir como si tal cosa. Ninguna opción la tranquilizaba. Sus poco más de veinte años no le habían proporcionado ninguna defensa frente a semejante anormalidad. Pensó en su respiración y la organizó con método. Pensó en el atraco y se descompuso otra vez de inmediato. Las circunstancias gobernaban su actitud. No supo bien por qué pero abrió la puerta y salió a la calle de nuevo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.