Cansado de las redes sociales

by Julen

Cada vez me siento más cansado de vivir al día en las redes sociales. Bueno, de hecho, creo que cada vez me alejo más de andar actualizando. Sí, tengo mi rutina a partir de lo que escribo en este blog: cada nuevo post lo difundo a través de Twitter, Facebook y LinkedIn. No siempre, porque, según qué contenidos, a veces no veo procedente moverlo por LinkedIn. Son los textos que escribo los domingos. También me pasa que de vez en cuando, sin más, se me olvida difundirlo. Quizá sea un aviso de que estamos llegando a un lugar en el que no estamos tan a gusto, no lo sé.

En realidad difundo el contenido de este blog vía redes sociales porque sé que hay personas concretas que me leen desde esos sitios y me da no sé qué dejar de publicarlo de esta manera. Hace ya mucho tiempo que vivo despreocupado de las estadísticas. Hay quien me dice que en cierto modo es una falta de respeto a quienes me leen —por aquello de saber qué es lo que más interesa y esas cosas—, pero creo ya informé en su día de mi punto de vista: aquí no hay cookies ni nada que se le parezca. No soy quien para saber lo que haces cuando llegas a este sitio web.

Pues sí, decía que cada vez me cansa más estar al tanto de las redes sociales. Pero, claro, estoy atrapado en un círculo del que no sé salir. Uso Twitter porque ahí hay una buena cuadrilla de gente que me sigue y es el sitio en el que más cómodo me siento. Eso sí, no sigo la actualidad ni nada que se le parezca a través de Twitter. Creo que lo miro más bien cuando me aburro un poco o en situaciones muy concretas. Vamos, que lo uso de una manera bastante errática. Eso sí, programo tweets de cosas que voy leyendo y que me parecen interesantes. Algún día, ya lo sé, me cansaré también de esto. Tiempo al tiempo.

En Facebook sigo un grupo muy majo, Ciclismo sin prisa. En buena parte, es la razón por la que sigo en esa red social. Bueno, claro, y porque hay amigos que es en donde interactúan. No sé, de buena gana le decía adiós, la verdad. Pero ya os expllicaba que estoy dentro de un círculo del que no consigo salir porque a veces hay posts que difundo y que generan cierta conversación no en el blog, sino en estas redes generalistas.

Algo parecido puedo decir de LinkedIn. Estoy porque hay que estar. La cantidad de personas que tengo como contactos sigue creciendo porque la gente entiendo que verá útil solicitar la conexión para su actividad profesional. Si tengo contactos comunes —cada vez es más difícil que no sea así—, las acepto. Por mi parte, en muy rara ocasión solicito contacto. Vamos, que me muevo en una asimetría brutal.

¿De verdad pasaría algo si desapareciera de las redes sociales? Es una pregunta que me hago desde hace cierto tiempo. Mi sitio natural en Internet es este blog. Aquí escribo de lo que quiero, cuando quiero y como quiero. Es mi casa y sé que lo que aquí pase depende de mí. No tengo mayor pretensión que seguir haciendo lo que me gusta: escribir posts. ¿La difusión en redes sociales? La hago por una especie de obligación que no me acaba de convencer. Desde que comencé a escribir en 2005 la torrentera de contenidos vía redes sociales se ha desmadrado. Es un aluvión que me sobrepasa.

Pues eso, sin más. Estas líneas son puro desahogo y van cargadas de bastante incoherencia, para qué nos vamos a engañar. Porque lo digo y no lo hago. Simplemente hago de cascarrabias y en el fondo no cambia nada. Vaya bluf.

Imagen de Anna-f en Pixabay.

Artículos relacionados

14 comentarios

Jesús 30/06/2021 - 11:17

Creo que estás identificando sensaciones muy compartidas… y quizá una oportunidad… 🙂

Responder
Julen 01/07/2021 - 06:20

Menos mal que ves el lado positivo, Jesús 😉

Responder
amalio rey 01/07/2021 - 19:02

Puedo suscribir casi el 100% todo lo que has explicado tan bien aquí, me identifico con todo, incluidas las incoherencias 🙂
Eso de «cada vez me cansa más estar al tanto de las redes sociales. Pero, claro, estoy atrapado en un círculo del que no sé salir» es tal cual en mi caso. Yo estoy solo por dos razones: 1) me gusta mucho escribir, y me gusta que me lean también, cosa que necesita alguna forma de difusión, 2) la presencia en redes hace que potenciales clientes me recuerden porque muchos de mis proyectos y contratos vienen de gente que me siguen en el blog y las redes sociales. Siendo así, no me queda otra que estar, y lo mejor que pueda. Pero si fuera por mí, me quedaba con mis dos blogs, más contento que unas castañuelas, sin más ruido. No programo nada. Publico todo a la vez en las tres redes, el día que escribo en alguno de mis blogs porque sé que si no lo hago así, se me olvida. Sí que descubro contenidos interesantes en Twitter pero solo como tú, cuando me pongo a navegar porque estoy aburrido. Facebook me ayuda a estar conectado con mi familia, que sabes que es internacional. Me permite ver sus fotos, enterarme de novedades, pero lo hago bajo mínimos. Subo fotos de mis batallitas a menudo como una rutina. Te leo ahora y me reconozco perezoso al hacerlo, pero ya sabes, lo adictivo nos pone en modo piloto automático. LinkedIn es el que más pereza me produce. A tu pregunta: ¿De verdad pasaría algo si desapareciera de las redes sociales? mi respuesta es que decaería de forma significativa el alcance y la cantidad de lectore/as que siguen los contenidos que publicas en este blog. Como sabes, la gente se entera de lo que publicamos en gran parte gracias a los avisos que les llegan por las RRSS. Ahí está la trampa, amigo…

Responder
Julen 02/07/2021 - 07:18

Pues sí. En esto vamos de la mano,no hay duda. Supongo que será cuestión de rebajar un poco la auto-obligación… Tengo que ver la forma de dejarme algo más.

Responder
Iñaki Murua 03/07/2021 - 08:23

Será la edad Julen, pero, como Amalio, también me identifico. Con un pequeño matiz: siguiendo a Fernando Santamaría @lernys me gusta hablar de «sitios de» redes sociales. Que redes sociales también tenemos en modo presencial 😉

Responder
Julen 04/07/2021 - 06:20

Yo suelo hablar de redes sociales en Internet. El matiz es importante, no hay duda.

Responder
Jorge S. King 03/07/2021 - 15:01

Hola Julen, me siento incluído en tu post. También me cuesta participar en las redes sociales.
Veo que la gente no lee, y la calidad de aportes y respuestas en comentarios es cada vez peor

Responder
Julen 04/07/2021 - 06:19

Pues sí, es signo de los tiempos, supongo que esto lo hemos montado entre todos…

Responder
Deiane 03/07/2021 - 21:56

Vivo sin vivir en mi y tan alta vida espero, que muero porque no muero!
Si ya lo decía la Santa!!

Responder
Julen 04/07/2021 - 06:18

No digo nada nuevo jeje

Responder
José Miguel Bolívar 04/07/2021 - 09:13

A mí me pasa exactamente lo mismo. Sigo más por una especie de obligación autoimpuesta que porque me interese el contenido que encuentro.

Responder
Julen 10/07/2021 - 06:00

Pues vamos a ser unos cuantos, José Miguel 😉

Responder
Juanjo Brizuela 09/07/2021 - 08:12

Pues sí, siento también que lo que sucede en las redes ya no interesa tanto como antes. Y que probablemente nos acercamos a estar en sitios de confort donde disfrutamos de lo que hacemos.
Tengo bastantes «problemas» con el blog; algo hay ahí que no acaba de atraparme tanto, no sé por qué. ¿alguna explicación? ¿es la falta de hábito quizá?

Responder
Julen 10/07/2021 - 06:01

Entiendo, Juanjo, que no somos máquinas con un ritmo constante. Es lógico que pasemos por altibajos. Incluso por momentos en que cuestionamos si lo que estamos haciendo (y escribiendo) merece la pena. Suave, suave. Lo que tenga que ser, será 🙂

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.