Ethicswashing: la inteligencia artificial a los pies de los GAFAM

by Julen

Desde que me hice cargo de la parte que tiene que ver con la ética y los datos en nuestro grado de Business Data Analytics en Mondragon Unibertsitatea me va quedando claro que en la actualidad el tema está de moda. No se me ocurre otra forma mejor de decirlo: la producción tanto académica como en medios de divulgación es enorme. Una de las grandes batallas tiene que ver, por supuesto, por ubicar la corriente de pensamiento principal dominante –hasta donde sea posible– del lado de las grandes compañías GAFAM (ya sabéis, Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft) y sin olvidar, claro está, su versión asiática BATX (Baidu, Alibaba, Tencent y Xiaomi).

Hace poco aparecía un artículo firmado por Carlos del Castillo en eldiario.es en el que se exponía la opinión de un investigador del MIT que mostraba hasta qué punto el asunto puede estar viciado desde su origen. Rodrigo Ochigame, ex investigador del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusets) denunciaba que Silicon Valley pagaba estudios sobre «la ética de la inteligencia artificial» para impedir su regulación. Como tantas otras veces con estos asuntos en los hay mucho dinero de por medio, piensa mal y acertarás. ¿Cuál es el problema?

«Hay tres posibilidades a la hora de regular cualquier tecnología», recuerda el investigador. La primera es que «no haya ningún tipo de regulación, dejando los ‘principios éticos’ y ‘prácticas responsables’ como meramente voluntarios». La segunda, que exista «regulación moderada» que «no entre en conflicto con la obtención de beneficios». Por último está la «restricción legal» que «contenga o prohíba el despliegue de una tecnología». «Como era de esperar, la industria de la tecnología tiende a apoyar los dos primeras y a oponerse a la última. El discurso sobre la ‘IA ética’ patrocinado por las corporaciones les permite defender precisamente esta posición», detalla Ochigame.

Allá en el país de las (supuestas) libertades, mejor que prime el libre mercado, faltaría más. Progreso es progreso y para hacer caja con toda esta retahíla de tecnologías asociadas a los datos y la inteligencia artificial, hace falta manga ancha. Así que necesitamos que la comunidad científica eche un cable y nos aporte los argumentos que necesitamos para que nuestros negocios sigan viento en popa. Luego, si acaso, de vez en cuando incluimos una serie de provisiones en nuestras cuentas de resultados para las correspondientes multas. Total, son calderilla comparado con la cifra de negocio gigantesca que manejamos. Después, un poco de greenwashing o, en este caso, de ethicswashing y tira millas.

Como muy bien resumen en VentureBeat: toda la ética en torno a la inteligencia artificial tiene que ver hoy con el poder. Así de simple.

Arguments about AI ethics can wage without mention of the word “power,” but it’s often there just under the surface. In fact, it’s rarely the direct focus, but it needs to be. Power in AI is like gravity, an invisible force that influences every consideration of ethics in artificial intelligence.
Power provides the means to influence which use cases are relevant; which problems are priorities; and who the tools, products, and services are made to serve.

Los negocios y el poder: nada nuevo bajo el sol. Como decía, al final resulta que todo este discurso sobre la ética puede que esté viciado desde su origen. Los poderosos GAFAM de turno juegan sus cartas y ya se sabe, la banca siempre gana.

A una conclusión similar llega Thilo Hagendorff, del International Center for Ethics in the Science and Humanities de la Universidad de Tubinga en Alemania, cuando en un artículo en el que repasa 21 propuestas en torno a la ética en la inteligencia artificial nos dice que no parece haber compromiso alguno con la acción. Sólo uno de los 21 modelos analizados incluye una leve mención a la parte práctica. Pero de este artículo, muy interesante por lo panorámico que resulta, nos ocuparemos específicamente en otro post. Tiempo al tiempo. Me temo, por tanto, que hay que aplicar un poco más de ética a la ética relacionada con los datos masivos y la inteligencia artificial.

Imagen de Igor Ovsyannykov en Pixabay.

Artículos relacionados

5 comentarios

Comunidad, curación y lugar de encuentro: el comercio minorista de bicis y libros – Consultoría artesana en red 02/03/2020 - 05:31

[…] En 2020 vivimos en un mundo invadido por los GAFAM. El comercio electrónico se ha colado en todos los rincones. Ha hecho que comprar se convierta por fin en el acto compulsivo que todo capitalismo deseó: solo hace falta un clic. Lo dice Amazon, punto final. Más fácil, imposible. Y yo, conste, no puedo ser quien diga que de este agua no bebo. Pero una cosa es incorporar nuevos hábitos de consumo y otra muy distinta, colocarlos en un pedestal y rendirles pleitesía. No, por ahí no paso. […]

Responder
Coronavirus y estado de shock, ojo con lo que se decide – Consultoría artesana en red 17/03/2020 - 05:30

[…] estarías dando saltos de alegría? Y las grandes compañías de telecomunicaciones, esas que son las campeonas en las multas por saltarse las leyes de protección de datos y en ethicswashing, ¿no van a hacer más y más negocio a partir de ahora? ¿Y qué decir de los malos de la […]

Responder
La ética de la ética en la inteligencia artificial: palabras huecas – Consultoría artesana en red 11/05/2020 - 05:59

[…] nos proveen de distinguidas cavilaciones respecto a la ética. Escribí de ello en el artículo Ethicswashing: la inteligencia artificial a los pies de los GAFAM. Entre otras cosas, citaba al final del post un artículo académico que me parece de lo mejor para […]

Responder
Andorra, El Rubius, el obispo y sus impuestos – Consultoría artesana en red 01/02/2021 - 05:30

[…] que se agarran a una legalidad trasnochada. Con un buen asesoramiento en greenwashing y en ethicswashing les iba a dar en los morros a toda esta caterva de inspectores de Hacienda rencorosos y aburridos […]

Responder
De talante y talento – Consultoría artesana en red 14/07/2022 - 06:20

[…] de Business Data Analytics suelo charlar con las chicas y chicos a menudo sobre las trampas del ethicswashing. Pues bien, me da que tenemos demasiados ejemplos como para callarnos: puede que el talentwashing […]

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.