Crisismo y emperdedores

by Julen

¿Lo veis, familia?Ayer escuché en Radio 3 una entrevista de Ángel Carmona en su programa Hoy empieza todo a Miguel Brieva. Sentido común a raudales el de este dibujante y escritor que se ha animado con una primera novela gráfica, Lo que me está pasando. Caerá algún día de estos porque tiene muy buena pinta. En la entrevista que comentó jugó con varios palabros y dos de ellos me parecieron especialmente lúcidos: el crisismo y los emperdedores. Creo que cae por su propio peso lo que quieren transmitir, ¿no?

Especialmente dañina es la constante percepción de que vivimos en crisis. Parece que no hay otra opción, que nos toca aguantar con esta mochila que es signo de los tiempos contemporáneos. La crisis es y va a seguir siendo. Es un sistema que lo impregna todo y que genera sus propias exigencias. Adiós a la perspectiva, bienvenidos al momento presente. Sennett en estado puro.

Pero es que el crisismo nos empequeñece, nos hace menos de lo que deberíamos ser. No hay manera de contrarrestar la fuerza que golpea desde las grandes instituciones. Ya sean empresas multinacionales o instituciones que decían representarnos. Hoy la ciudadanía de a pie se ve reflejada en las alusiones de Forges a esa persona que solo puede recurrir a un humor defensivo. Llueve demasiado ahí fuera como para dibujar una sonrisa cada mañana.

Por otra parte, el emperdedor es ese nuevo proyecto vital en que quieren convertir a la juventud que accede al mercado de trabajo. Desaparecido el empleo tal como lo conocimos, no queda sino recurrir a la invención de tu realidad. Las alusiones a lo que te apasiona y a transformar eso que es lo más hondo de ti en actividad económica encierran un alto riesgo. Vivir de lo que te gusta es un mensaje muy simple. Las cosas que nos apasionan puede que no sean las mejores para convertirlas en valor económico. Si esto es así, si lo que hacemos «porque sí» ahora es motivo de transacción, ¿queda algo fuera de la económico?

No sé si es filosofía de garrafón esta que comparto. El caso es que la entrevista que escuché ayer fue un soplo de coherencia e incluso no exenta de cierto sentido positivo en el fondo. Porque frente a toda esta porquería no queda sino jugar con inteligencia con los balones que tenemos y pensar que sí, que podemos darle la vuelta a la situación. Quizá a través de los tebeos nos llegue alguna inspiración, ¿no? Si os interesa algo más de la novela, El País ha publicado un breve artículo al respecto.

Artículos relacionados

13 comentarios

Carlos Bezos Daleske 26/03/2015 - 13:32

Gracias Julen por este post. Esa percepción tuve ayer cuando McKinsey publicó que el 40% de los puestos de trabajo de Baviera estaban en peligro porque no se acercaba al ratio de start ups de Berlin y que dependía demasiado de la industria. http://www.spiegel.de/wirtschaft/bayern-mckinsey-sieht-bis-zu-40-prozent-der-jobs-bedroht-a-1024769.html Adoro Berlín, pero laboralmente Baviera es un ejemplo de innovación de corporaciones y PYMES no dominadas por capital financiero que aún piensan a medio plazo.

Responder
Julen 27/03/2015 - 06:48

Hola, Carlos. Lo que a veces me pasa es que no sé si los «ejemplos» que manejamos no son fruto de una buena comunicación. Seguro que lo compartes es de interés pero siempre pienso que hasta que no lo conoces en primera persona… No sé, me estoy haciendo desconfiado. Y no creas que me gusta. Por lo demás, habrá que conocer Baviera 🙂

Responder
Jose Valcarcel Sanchez 26/03/2015 - 16:28

Muy bueno Julen:
Me encantan esos dos nuevos palabros que difundes, expresan estupendamente el sentir y actitud de lo que estamos viviendo actualmente en España.

Responder
Julen 27/03/2015 - 06:46

Pues tenemos que agradecérselo a Miguel Brieva 🙂

Responder
Alfonso Vázquez 26/03/2015 - 17:14

Creo que tienes (casi) toda la razón en los análisis que realizas en este post y en otros en la misma línea que has escrito últimamente. Pero sí quisiera hacer una apreciación, en concordancia con lo que afirmas: Instituciones, flamantes sociedades público-privadas declaradas adalides de la innovación, amén de una pléyade de bienintencionados consultores han voceado, «positivizándolas», las consecuencias de la crisis: «La crisis es una oportunidad para los innovadores y los audaces», «joven, te has librado del yugo del trabajo, es tu hora; emprende y sé libre», «hazte a tí mismo, constrúyete como marca personal (mercantil, esto lo añado yo)», «sé tu mismo», etc., a lo que se han sumado, al rebufo de esta ideología no declarada -considerada como lo «natural»- una oleada de talleres, cursos, cursillos, charlas… sobre realización personal, emprendizaje, y similares. Creo que si no hacemos un profundo análisis crítico del tema -cosa que sí veo en ti- y, por qué no, una profunda autocrítica, difícilmente encontraremos vías de salida…

Responder
Julen 27/03/2015 - 06:45

Quizá, Alfonso, no sea tanto la autocrítica al qué sino al cómo. A mí, por ejemplo, siempre me asaltan sentimientos ambivalentes cuando hablo de emprender. ¿Cómo no vas a ver positivo que un chaval o una chavala no ponga «el alma» en lo que le gusta y que piense que quizá pueda servirle para ganarse la vida? Dicho lo cual, ¿es lógico insistir en la «economización» de sus gustos personales? Y ahí me quedo, atascado en un camino sin salida. A lo mejor no queda sino ir caso por caso. No sé, tengo un buen lío, la verdad. Veo LEINN, aquí en nuestra facultad, y tengo el dilema encima.

Responder
Alfonso Vázquez 27/03/2015 - 18:57

Sí, Julen, al final el término «emprender» tiene múltiples significados en la inflación semántica que vivimos, pero hay una utilización dominante del significado de los conceptos que, subrepticiamente o no, los encaja en el mainstream, y es ahí donde las mejores intenciones y prácticas quedan atrapadas en su cosificación mercantil. Por eso creo que es imprescindible una nueva Teoría Crítica que desvele las nuevas lógicas subyacentes a nuestros sistemas para tratar, como tú propones, de construir algo diferente, aunque todavía no sepamos qué es. Feliz largo y placentero pedaleo! Y recuerdos a Byung-Chul Han…

Responder
Julen 27/03/2015 - 19:34

Tanto hablar de emprender, luego sucede que dentro del saco cabe casi todo. Por eso conviene mantenerse alerta. No está de más un cierto grado de desconfianza respecto a todo esto que se pone de moda. Veremos cómo siguen las siguientes rondas de la partida. Porque la insistencia mediática por emprender me temo que no se va a detener. Estaremos atentos.
Gracias, intentaremos pensar de otra manera mientras damos pedales 🙂

Responder
Señor Maroto, enhorabuena por el resultado electoral | Consultoría artesana en red 26/05/2015 - 06:04

[…] que ha venido en busca de un futuro mejor nos está robando, cuando el paro aprieta y vivimos en el crisismo, ha sido una apuesta de la que ha obtenido beneficios. A mí lo que me conmueve es que lanzado ese […]

Responder
Una visión crítica de la generación Z | Consultoría artesana en red 04/01/2018 - 05:31

[…] Z nos adelantan por la derecha. Serán el futuro, han visto la crisis y han convivido con el crisismo y los emperdedores. Cualquiera sabe cómo va a acabar esto. Yo, por si acaso, reconozco los valores de pasar a limpio […]

Responder
Gestión de personas y conflictos intergeneracionales | Consultoría artesana en red 21/05/2018 - 05:31

[…] de que la crisis que arrancó en 2008 ha cambiado las reglas para interpretar la realidad. El crisismo que impera desde entonces y la inseguridad como paradójico elemento motivacional (búscate la […]

Responder
Los cuatro posibles escenarios de la sociedad postpandémica según NESTA – Consultoría artesana en red 29/05/2020 - 06:03

[…] segundo escenario no es nuevo. El crisismo como fenómeno consustancial a las modernas sociedades occidentales ya ha sido utilizado como argumento, sea para un enfoque de manipulación brutal (La doctrina del […]

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.