Lecturas positivas de una crisis

by Julen

Retrato DesenhadoNo quisiera generalizar porque da un poco de miedo meter el dedo donde duele. Estoy seguro de que hay gente que lo está pasando mal con la bendita crisis y es cierto que cuesta encontrar optimismo en los tiempos que corren. En mi trayectoria desde 2003, cuando comencé con esto de la consultoría artesana, hasta la fecha no había conocido ni de cerca algo que pudiera considerarse «crisis». De hecho si miro a mis 25 años currando creo que no, que no había «sentido» esto antes. A lo mejor lo más parecido fue otra crisis más peculiar, la mía de los 40 (que por cierto me llegó a los 38) que me hizo salir de Maier y empezar a currar como artesano.

Menos conduce a menos y suele provocar círculos viciosos que a veces no hay por dónde romperlos. Terminas en una multiplicación… por cero. Llegas a un sitio y aparece «crisis» en la conversación. Entonces es como si ya estuvieras comprando un buen fajo de décimos para que te toque la lotería. Sí, claro, la lotería de la crisis, cuyo premio gordo ha salido muy, pero que muy, repartido.

David y yo, con nuestra consultoría artesana en red, andamos relativamente mal. ¿Se puede decir así? ¿Mal? Depende con qué compares. Este año va a ser diferente en cuanto a proyectos y facturación. La actividad no ha descendido mucho pero no vamos a facturar ni de largo lo que teníamos por costumbre. Circunstancias imposibles de prever. ¿Y? Pues nada, no pasa nada. No se cae el mundo encima ni asistimos al derrumbe de los principios que sostienen nuestra actividad profesional. Dicho lo anterior, extraigo un par de conclusiones personales.

En el fondo sé que no quiero grandes proyectos ni facturaciones que deslumbren. Creo que hubo algún momento en que la tentación estuvo ahí: joder, qué bien te van las cosas, Julen, esto es una mina. Pero no. Eso es una ilusión. Mi pelea está en trabajar «lo necesario» y en aportar para que otra gente salga adelante. A fin de cuentas, yo ya tengo 47 años y el futuro lo veo en positivo a un 99%. Y mira que soy cascarrabias. Pero en el fondo sé que soy optimista y que la crisis que nos rodea es una oportunidad para seguir en la línea de ser pequeño, de no crecer, de mejor sentirme pieza de un puzzle que en su globalidad tiene sentido y no tanto por lo que yo sea o deje de ser (esto más o menos se lo escuché ayer a Naiara en la primera jornada del curso de empresa abierta y me gustó mucho).

Una crisis supone un reto respecto a tus necesidades: con cuánto sales adelante. Busca tus límites inferiores. Y ahí es donde surge una buena pregunta: ¿hasta dónde hemos llenado el saco de necesidades infundadas? ¿Cuánto de lo que creemos que debemos facturar es realmente necesario? Me interesa mucho más la distribución, el reparto, un crecimiento que, como decía antes, solo se justifica cuando otras piezas del puzzle salen ganando. Si no, no tiene mucha gracia, la verdad.

A veces tengo la tentación de recluirme más en la docencia y la investigación. Pero me dura cinco minutos porque la realidad de las empresas, de los talleres, de los nuevos proyectos de fuerte componente social que te vas encontrando son algo que llama demasiado la atención como para quedarse al margen. No sé, cada cierto tiempo parece inevitable desembocar en una crisis. El caso es que la de ahora es más una que está ahí fuera, en el ambiente, y no una crisis de identidad, de orientación profesional. Pero acaba afectando.

Y todo lo anterior mientras me vuelve una y otra vez a la cabeza la idea de los años sabáticos.

Artículos relacionados

15 comentarios

Elena Rodriguez Benito 20/09/2012 - 15:29

Gracias por la reflexión. Yo muchos días pienso en pedirte ser tu aprendiz. 🙂

Responder
Julen 27/09/2012 - 05:30

Deja, deja, Elena, que yo tengo ya demasiados vicios encima. Aprende algunas cosas si quieres, pero otras cuantas mejor eliges otra referencia 😉

Responder
Isabel 21/09/2012 - 09:49

«sentirme pieza de un puzzle que en su globalidad tiene sentido».

Reconforta leer esto Julen. Un abrazo!

Responder
Julen 27/09/2012 - 05:23

Más que evidente, ¿no? Isabel, tenemos que sentir que hay una globalidad que merece la pena… sin olvidar que cada cual tenemos nuestro terruño donde laborar.

Responder
Iván 21/09/2012 - 11:52

Buenas reflexiones Julen, adelante y gracias por la autenticidad. 🙂

Responder
Julen 27/09/2012 - 05:20

A veces si no lo escribo no soy capaz de tomar conciencia de muchas cosas. Cada cual con sus enfermedades.

Responder
Optimismo en tiempo de crisis | enredando+korapilatzen 21/09/2012 - 21:54

[…] yo dando puntadas a estas ideas cuando me he encontrado con este post de Julen. Esta vez se ha adelantado […]

Responder
julio 22/09/2012 - 09:13

Mantenerte fiel a tus ideas cuando has tenido la oportunidad llenado el saco de necesidades infundadas (Volver al lado oscuro) te da mucha credibilidad, gay personas que predican tú filosofia y han vuelto a caer en las garras del viejo modelo …

No es fácil sucumbir a la tentación

Responder
Julen 27/09/2012 - 05:16

Julio, creo las crisis nos ponen ante quiénes somos en realidad. Y la vuelta a esquemas más tradicionales y de negación de derechos a los demás que están peor que uno es una tentación horrible. Y ahí está. Delicado asunto el de empezar a quitar a los demás lo que un día costo alcanzar.

Responder
Albert 23/09/2012 - 12:43

¡Gracias por la dosis de optimismo, Julen!

Como comentas, en estos momentos debemos reflexionar sobre los errores del pasado para disfrutar de un futuro más sano y menos egoísta.

Saludos

Responder
Julen 27/09/2012 - 05:12

Albert, es tiempo de darle vueltas y de ser activista. Lo peor, quedarse pensando que de tan jodido que está todo no se puede hacer nada.

Responder
Juanjo Brizuela 23/09/2012 - 17:13

Una nueva lección: ¿tiene esto algo que ver con eso de trabajar con pasión? ¿de disfrutar con tus «proyectos» sean del tamaño que sean? ¿por saber que hay gente que sigue confiando y que confías a su vez en esa gente y en SU proyecto? ¿y que lo vives como tal?
Hemos nadado en la superficialidad de la abundancia. Y cuando te das cuenta de que no es tal la abundancia, te das cuenta de que no nadas sino sobre el suelo. QUe es la mayor de las realidades.
Gracias de nuevo por la lección.

Responder
Julen 27/09/2012 - 05:12

La abundancia desde luego que ha ocultado lo que había debajo. Y parece que el suelo estaba lleno de trampas, ¿no? En fin, a seguir mirando al futuro, que es lo que vamos de dejar a nuestra descendencia. Así que el esfuerzo merece la pena.

Responder
Amalio Rey 23/09/2012 - 18:02

jjj…estamos igual por el meta-Sur. Sentimos los mismos movimientos telúricos, y ahí estamos pensando cómo gestionarlos. Me ha gustado tambien lo que dice Naiara. Yo estoy ahora entrando en una fase de replanteamiento vital, una especie de «crisis de los 50″….
El caramelo del año sabático está cada vez más presente, resuena con más fuerza en mi cabeza, pero también es verdad que siempre termino complicándome la vida con nuevos proyectos…
Gracias por la reflexión que me es muy familiar as usual…

Responder
Julen 27/09/2012 - 05:10

De crisis vital en crisis vital y tiro porque me toca, jajaja. Qué bien lo pasamos mirándonos para dentro. Lo jodido es que ahí fuera hace mucho, pero que mucho frío. Larga vida interior, Amalio.

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.