El día está gris

by Julen


El día está gris. Hay veces que salen cosas de ti que no parecen tuyas. De repente surgen rasgos ocultos de tu carácter, que duermen en el lado irracional. Están allí y tan sólo necesitan un detonante. Puede ser ese punto que diferencia el todo de la nada, esa gota que derrama el vaso, siendo como era, igual a las demás. Y allí se desperezan conductas sorprendentes, vagamente conectadas por neuronas rebeldes en la cima de tu ser, donde convivís tú y tu cerebro.

La escena a veces está despojada de toda lógica. Tan sólo se mantiene anclada a algún recoveco de tu cuerpo y se sostiene por un fino hilo conector. Pero es tuya, sigue siendo tu conducta, aunque quisieras renegar de ella. Te acompaña, alojada en alguna parte invisible de tu maletero. Duerme mientras no surja la chispa que hace que todo se desborde. La chispa, claro, como si fuera tan fácil reconocer cuándo va a saltar.

Hay ocasiones en que la suma de burdas conversaciones acaba en un resoplido intenso. Las vas acumulando, plegándose a mitad de camino entre el corazón y el cerebro. Este otro fino hilo conductor casi siempre existe. Puede que no lo hayas descubierto, pero pensamientos y emociones se cruzan en esa autopista ciega que conduce al otro lado. Ese lado es el final del comienzo de la chispa. Cuando surge, mejor templas el ánimo y respiras hondo para prevenir la crisis. No mires atrás porque no vas a encontrar el sentido. Tan sólo déjalo pasar, modera tu corazón y sigue caminando.

Technorati tags |

Artículos relacionados

4 comentarios

Joserra 16/05/2006 - 20:08

«Nadie dijo que fuese fácil,
pero nadie dijo que fuese así de duro»

De una canción de Sheryl Crown, según recuerdo.
No todos los días salen las cosas bien, pero !adelante¡

Responder
Germán 17/05/2006 - 08:34

Es curioso, he tenido que leer dos veces tu texto Julen para entenderlo.
Parece como que no nos gusta hablar de las cosas que nos desagradan de nosotros mismos. Filtramos sutilmente nuestra propia realidad, mucho más en la comunicación hacia el exterior.
Por eso no entendía bien tu mensaje.
Y la verdad es que esos momentos grises son parte de nuestro ser, al igual que otros luminosos. Somos lo que somos por la mezcla de ambas cosas, y mostrarnos tal como somos ante los demás es el mejor favor que podemos hacernos.
Chapeau!

Responder
Penélope Glamour 17/05/2006 - 11:00

Lunes, por la mañana,
sólo veo nubes, por la ventana,
y un mal rollo me sube, por la garganta,
con un fino hilo de luz loca.

Penetro en la boca del metro,
donde me junto,
donde me mezclo
y nadie sabe el sueño que tengo.

El tiempo se consume,
como la ceniza de mi cigarro,
que se muere en un cenicero de hierro,
donde yo también me apago y me enciendo,
donde me encuentro y donde me pierdo.

Lunes. Estopa.

Responder
Julen 18/05/2006 - 05:14

Gracias por entrar en territorio íntimo.

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.