Zuriza, recuerdos de Transpirenaica

by Julen

Strava: https://strava.app.link/F5G8R3JRPBb

No cabe duda de que los valles pirenaicos del territorio navarro son un buen reclamo para venirse a dar pedales, sea con bici de monte o de carretera. El valle de Ansó, por su parte, es el primero, ya en tierras de Aragón, si te desplazas hacia el este. El de Hecho, donde queda mi base de operaciones de Siresa, es el siguiente. Así pues, pedalear hasta Isaba, en Navarra, supone remontar dos veces desde los valles: primero se sube el puerto de Ansó (también llado El Vedau) y después el que lleva a Zuriza y que yo estiraré hasta el refugio de Linza, donde termina la carretera. De allí descenderé hasta Isaba volviendo de nuevo por Zuriza.

La sorpresa de ayer fue que, al pedirles que me dejaran la bici fuera del almacén por aquello de salir hacia las siete de la mañana (en el hotel no atienden hasta las ocho), me encontré con que la rueda trasera estaba completamente desinflada. Mire y remiré, pero no encontré pinchazo alguno. De hecho, no había perdido líquido tubeless. ¿Habría perdido aire por la válvula? Como tenía en el coche la bomba de pie, pude hinchar de nuevo la rueda sin mayores problemas. ¿Cómo me la encontraría por la mañana?

Pues perfectamente. Misterios sin resolver. Porque al terminar la ruta de hoy, sigue bien de presión. Mejor así.

La etapa giraba en torno al motivo que comentaba antes: hacer la subida desde Ansó hasta Zuriza y recordar pedaladas de 2004 y de 2011. Porque fueron dos las veces que pasé por allí de Transpirenaica. La primera fue media Transpirenaica porque la comencé en Pont de Suert, mientras que la segunda fue completa (y con agradable compañía desde ese mismo pueblo, Pont de Suert). No he podido resistir la tentación de hacer, más o menos, la misma foto que hice en ¡¡¡2004!!!

Podéis apreciar las diferencias. En 2004 ya llevaba doble suspensión, ahí es nada. Una Specialized Stumpjumper de tripe plato, como Dios manda, con transportín anclado a la tija. Pero lo más importante: ¡con portamapas en el manillar! Todavía no habíamos dado el salto al GPS. En aquel 2004 había que fotocopiar mapas y meterlos allá dentro de aquella funda que se suponía era impermeable… cuando lo era, claro. En este caso, los mapas de la Transpireanaica recuerdo que venían con el libro de Jordi Laparra, todo un clásico. Bueno, ha sido el momento del día, el que iba buscando desde que había comenzado a pedalear. Ah, por cierto, se que el cartel no ha recibido mucho mantenimiento. Bueno, vamos con la etapa desde el principio.

Aunque la etapa transcurre por carretera, he preferido hacerla con la bici de monte. Así probaba a ver qué tal la rueda trasera. Como ya he dicho, no ha dado problema alguno. Eso sí, he apretado un poco más la rosca de la válvula por si ese hubiera sido el problema.

Ne he animado a salir con manga corta. Eso sí, tras el primer puerto, decido que no está la cosa para bromas. Los cinco grados que ha llegado a marcar el GPS me han hecho entrar en razón. La bajada fulgurante hasta Ansó, con dos túneles entrelazados en su parte final, es disfrutona. Ni que decir tiene que bajar con la bici de monte me resulta muchísimo más seguro que hacerlo con la de carretera. No hay color.

Cruzo Ansó y enseguida me doy cuenta de que aquel recuerdo de carretera olvidada de la mano de Dios ya no tiene que ver con la realidad. Vale, la carretera es sinuosa y relativamente estrecha, pero en los kilómetros iniciales está en perfecto estado. Acompañamos al río Veral y vamos cogiendo altura poco a poco. Hay algunos repechos, pero en general es una subida muy agradable. En las zonas sombrías hace fresco y solo al llegar arriba, a la zona del camping, me quito la ropa de abrigo que llevaba. Hago la foto para comparar con la de 2004 y sigo ruta porque quiero subir hasta el refugio de Linza.

El panorama se abre en grandes praderas que permiten descubrir las cumbres. Los bosques de pinos les sirven de corona. El paisaje cobra cierta majestuosidad. Sigo pedaleando hacia el refugio. Abajo, en Zuriza, había un control. Se entiende fácil: aquí viene mucha gente. El parking al pie del refugio está preparado para las multitudes. No será Benidorm, pero por aquí ya se mueven paisanos.

Toca bajar de nuevo hasta Zuriza y coger a la derecha para ir hasta Isaba. Como un tonto, me he pasado el desvío hacia la cascada de Belabartze. No sé en qué iría pensando, la verdad. Lo recordaba de la Transpirenaica. Bueno, pues otro día nos venimos de nuevo, ¿no?

Paro a tomar algo en Isaba. Que no se entere el entrenador: pintxo de tortilla, cómo no. Vosotras, a callar, ¿vale? Ando de gel en gel y tiro porque me toca. Cada 50 minutos son las órdenes. O sea, que llevo combustible extra de no sé cuántos octanos. Así cualquiera llega como una rosa al final de la etapa.

Salgo de Isaba por la carretera que, por Urzainki y El Roncal, llega hasta el cruce hacia Garde y Ansó. Es el puerto de Matamachos. Como comprenderéis, he buscado el origen de esta toponimia tan particular, pero no he encontrado una explicación. Es un puerto que luce cronoescalada. Si te ves en forma y con ganas, el 22 de agosto puedes probar qué tal andas de fuerzas. No es un puerto especialmente duro. Presenta una primera parte muy llevadera. Luego vendrá alguna que otra rampa que llega al 10%. Eso sí: ¿matamachos?

Arriba cambia la calidad del asfalto. Parece que Huesca no es Navarra y la bajada a Ansó está bastante deteriorada. Estupendo para la bici de monte, jejeje. Con la de carretera habría sufrido lo mío.

Solo queda subir por donde bajamos esta mañana a primera hora. Hay que salvar la última tachuela del día. Al final el desnivel acumulado de la etapa se nos va casi a los 1.900 metros. Le vamos cogiendo el gusto. Y sí, aunque ruede por asfalto, sobre todo cuando las carreteras están muy deterioradas, sigo prefiriendo la bici de monte. Más despacio, más a gusto.

Los puertos del día:

Jornada siguiente >>

Artículos relacionados

1 comentario

Aguas Tuertas y Gabardito – Consultoría artesana en red 15/08/2023 - 06:36

[…] Jornada siguiente >> […]

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.