09 Cuenca – El Peral #EspañaVaciadaMTB

by Julen

Strava: https://strava.app.link/1w22PXJ3Syb

No ha estado mal el baño de multitudes en Cuenca. Por fin hemos visto la Semana Santa que concentra turisteo a manos llenas. Cuando estuve mirando alojamientos, decidí coger uno que quedaba junto al río Júcar, en la parte baja, algo alejado de los puntos calientes de la ciudad. Los precios en torno a la Plaza de la Catedral eran siderales.

¿Qué decir de Cuenca? Es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1996. Poca broma. Casas colgadas, catedral, iglesias en buen número, conventos que no le van a la zaga, castillo, calles empedradas, museos varios… Todo esto se traduce, ya os lo estabais imaginando, en un ir y venir de turistas que en esta época deciden que, por qué no, Cuenca bien merece una visita. Y ahí nos sumamos Alberto y yo. Más madera. Eso sí, esta mañana tenía lugar la última procesión de la Semana Santa de este año, la del Encuentro. Así que nos hemos tenido que conformar con los postres.

Cómo no, nos hemos acercado hasta la Plaza Mayor. Eeeenga, tiramos de Wikipedia:

Ubicada en el centro del eje longitudinal que atraviesa la ciudad antigua, del que es centro neurálgico. Tiene una ligera forma triangular y sus límites los marcan la catedral, la casa consistorial y el convento de las Petras. No se convirtió en la plaza principal de la ciudad cristiana hasta el siglo xv, cuando sustituyó a la plaza del Carmen (entonces de la Picota) en sus funciones de reunión del Concejo.

Vaya contraste tras toda esta primera parte de la ruta por pueblos olvidados que han visto cómo sus gentes los abandonaban en busca de un futuro más halagüeño. En fin, la vida son contrastes.

Nos alejamos de la zona cero para ir a cenar a un restaurante chino en la zona baja. Fue una buena opción. Tranquilidad, comida previsible y una buena ración de hidratos de carbono.

A la vuelta al hotel recargué mi dosis de cubitos de hielo para mi rodilla izquierda. Si hace unos días la que sufría era la derecha, ahora es su hermana izquierda, esa que desde hace años me da mala vida de vez en cuando tras una caída que tuve en 2019. Es lo que hay, hay que apechugar con la fisiología que nos ha tocado y con los gajes del oficio de pedalear.

Desayunamos en el hotel. A las ocho estábamos puntuales a la cita. Sin prisa, charlando un rato con la que era hermana del chaval que nos atendió ayer. Los dos muy majos. A través de ella nos enteramos de que mucha gente que vive en Cuenca no sube habitualmente a la zona cero, esa a la que los turistas dirigen obligatoriamente sus pasos. Ese lado oscuro del turismo, por supuesto. Ciudades para turistas y no para quienes las habitan de continuo.

Salimos en dirección sur por una zona muy agradable que combina tramos entre árboles y tramos de cultivo de cereal, con terreno ascendente muy llevadero. Sorprendentemente, pedaleamos entre parajes bastante verdes, de aspecto muy norteño. Decía que el terreno era muy llevadero si la rodilla no diera la lata que está dando. Aflojo todo lo que puedo para minimizar daños. A Alberto le toca esperar. Paciencia. Mientras tanto continúan las pequeñas lomas Windows XP.

Cruzamos la línea del AVE. Antes habíamos escuchado un ruido muy extraño mientras pedaleábamos por un bosquecillo. Ahora tenemos la respuesta: el AVE. No será, por cierto, la primera vez que nos lo encontremos. Al igual que las sempiternas flechas amarillas. Camino de Santiago vayas por do de vayas.

Finalmente damos con el asfalto frente a Villar del Saz de Arcas. Ahí enlazamos con la carretera nacional, por la que hemos llegado a Almodovar del Pinar. Nada más cogerla hay que subir un pequeño repecho. Es el Puerto de la Tordiga. Ese ha sido el momento en que me he dado cuenta de verdad que voy bastante mal. Así que de nuevo a habido que minimizar daños y hacer la subida suave suave. Menos mal que luego el terreno era favorable en su mayoría, con algunas tachuelas. Sin embargo, el ligero viento de costado a favor y la colocación justa tras la locomotora de Mundaka ha hecho el tramo más llevadero.

Preguntamos en Almodóvar del Pinar por un bar para el bocata diario de media mañana. Nos mandan a uno que está junto a una de las carreteras que pasan por el pueblo. Se ve animación post Semana Santa.

Son las doce y media pasadas y quiero pasar por un taller de motos y bicis que he visto en Motilla del Palancar. Cierra a las dos de la tarde. Así que, mientras Alberto sigue el track original por el entorno del río Valdemembra, yo hago los 20 kilómetros hasta Motilla por la carretera. Cuando llego me voy derecho al taller y aunque hemos probado varias opciones el crack-crack sigue ahí. No sé muy bien qué hacer. Total, que estamos igual.

Continuamos hacia El Peral, nuestro fin de etapa. Cruzamos de nuevo por encima de la línea del AVE y luego por encima de la autopista. El progreso tiene estas cosas. Junto a estas infraestructuras, nos acompañan los almendros y las vides.

Entramos en el pueblo por la ermita de la Virgen de Santa María del Espino y el lavadero.

Comparto una explicación de por qué pernoctamos aquí. Supongo que por esta zona quizá lo más lógico hubiera sido pernoctar en Motilla del Palancar, pero la gracia estaba en hacerlo en El Peral. Un amiguete es de aquí y lo lleva grabado a fuego. Así que había que incluir este pueblo en la ruta. No va mal de casas rurales, pero para dos personas son muy grandes y no nos alquilaban. Gracias a las gestiones de la familia de nuestro colega, acabé finalmente hablando con Gary, un inglés, y su mujer, María del Espino, que es de aquí, y que acaban de abrir un alojamiento en el pueblo. Vamos, que estamos de estreno.

En fin, mañana dedicaré buena parte del post a contar algunas cosas del pueblo. Hoy, por el momento, decir que estamos como reyes aquí en Casa Flores. La locomotora de Mundaka está tomando el sol tras la sesión de jacuzzi, no digo más.

Kilómetros totales hasta esta etapa: 703,78.

Metros de desnivel acumulado hasta esta etapa: 11.602.

Etapa anterior | Etapa siguiente

📷 Fotografías de la ruta.

📚 Lee todos los artículos relacionados con esta ruta.

Artículos relacionados

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.