07 Torrebaja – Cañete #EspañaVaciadaMTB

by Julen

Strava: https://strava.app.link/0mg3U5RKPyb

Nos hemos colado en el Rincón de Ademuz. De pequeño, en la EGB, recuerdo cuando estudiábamos aquello de los «enclaves». Eran territorios que pertenecían a una provincia, pero quedaban dentro de otra. El de Ademuz era uno de los clásicos. Pertenece a la Comunidad Valenciana, pero se encuentra en mitad de tierras de Aragón y de Castilla-La Mancha. Vaya follón. Y, además, respecto al pueblo en el que hemos pernoctado, Torrebaja, si existe es porque porque también hay un «Torrealta». Incluso era municipio independiente hasta el siglo XIX, pero su escasa población provocó que se lo anexionaran los de Torrebaja. Seguro que provocó algún que otro encontronazo.

Estamos en territorio que sufrió lo suyo en la guerra civil. Si en Semana Santa del año pasado nos movimos en bici por comarcas señaladas por esta desgracia (la Batalla del Ebro fue mucha batalla), aquí en Torrebaja llegaron a albergar el Hospital de Sangre, el Estado Mayor del XIX Cuerpo de Ejército republicano y el Alto Comisariado de Guerra. Traducido: el pueblo fue bombardeado en varias ocasiones. Por número de muertos, heridos y daños materiales el bombardeo más importante ocurrió un 26 de noviembre de 1938.

Hoy Torrebaja es un cruce de caminos porque por aquí pasan tanto la N-420 como la N-330. Pero tenemos también iglesia parroquial de Santa Marina y ermitas de San Roque y San José. Desde la de San Roque, que queda en la parte alta del pueblo, hay buenas vistas a la vega. Justo aquí, por cierto, el río Ebrón entrega sus aguas al Turia.

A las 20:30 (bueno, un poco más tarde) la procesión del Santo Entierro salía de la iglesia de Santa Marina. Un paso del Cristo Yacente y otro de la Dolorosa, ambos muy humildes, servían para que la banda iniciara sus sones y la gente, con sus cirios encendidos, caminara en silencio por delante de los pasos.

Para gentío, eso sí, el que se dio cita para cenar en el hotel. Fuimos pronto y cuando marchamos estaba aquello ya al pil-pil. Cuatro inmensas mesas prometían algarabía a quintales. Así que hicimos mutis por el foro y subimos a dormir.

Un apunte sobre ese desayuno tranquilo del que uno espera disfrutar antes del pedaleo diario. El hotel donde nos hemos alojado hace de lugar de reunión de las fuerzas aéreas del griterío aborigen. Cinco tipos existencialmente unidos a la barra del bar se empeñaban en demostrar que sus cuerdas vocales, bien engrasadas con barretxat, una pócima secreta de alto contenido etílico a base de cazalla y mistela, estaban en perfecto estado de revista. Joder, qué vozarrones, santo diossssss. Al siguiente viaje me vengo con tapones para sobrevivir ante semejante acto de vandalismo. Por cierto, los camareros, totalmente integrados en la escena, contribuian lanzando tazas y vasos al fregadero como si hubiera que poner música de platillos y timbales a semejante delirio decibélico. A todo esto, únicamente género masculino a la barra. Ya sé que era obvio, pero por matizar.

Después del bucólico desayuno local, hemos salido del pueblo por la vega que citaba antes. Al de poco de comenzar la etapa, en el kilómetro seis, estábamos ya en Ademuz. Me ha traído, claro está, los recuerdos de mi gran travesía desde Sagunto, en el Mediterráneo, hasta Oporto, en el Océano Atlántico, en el verano de 2016. Fue la TransIberia, de la que ya os hablé hace unos días cuando llegamos a Tragecete. Aquí en Ademuz pernocté junto a Ángel, un buen amigo, en la que fue tercera etapa de aquella ruta con un calor achicharrante, por cierto. Ahora no es el caso. Y el hotel en que nos alojamos entonces ahora se alquila. Por si te animas.

Hemos pedaleado, por tanto, junto al Turia entre las tierras de labor. Es un tramo fácil para comenzar esta etapa. La idea es que sea una jornada más o menos de descanso en la medida en que el kilometraje es menor que la media habitual. Eso sí, hay que subir un puerto de algo más de 600 metros de desnivel.

En Ademuz, que sepáis, se manejan con el habla churra. Al pasar por allí hemos puesto la oreja, pero no ha habido ocasión.

La repoblación del siglo XIII, fundamentalmente aragonesa y en menor medida navarra, determinó el habla aragonesa de la comarca que, con el tiempo, se asimiló al castellano. Ello explica que la actual lengua sea la castellana, aunque las costumbres sean en buena parte aragonesas. El castellano que se habla está lleno de modismos aragoneses, mezclado con palabras de origen valenciano, que coloquialmente los valencianoparlantes llaman habla churra.

Salimos de Ademuz por la carretera hacia Villanca, pero enseguida la dejamos por una pista que sale a la derecha y asciende poco a poco entre los bancales. De vez en cuando hay zonas en las que hay que apretar porque el desnivel crece, pero en general la pista es muy ciclable. A medida que ascendemos ganamos vistas de las sierras cercanas. Y arriba, antes de coger asfalto de nuevo, nos sobrecoge una inmensa cantera a cielo abierto. La bici se encoge.

Seguimos ascendiendo, tras una zona casi llana que sigue a la cantera, por una carretera solitaria hasta pasados los 1.350 metros de altitud. El asfalto termina en ninguna parte y se convierte en pista para acabar enlazando con la N-240. Me da que este sucedido tiene que ver con el límite geográfico entre el Rincón de Ademuz (Comunidad Valenciana) y Castilla-La Mancha. Asfalto a un lado, pista al otro. A la derecha vemos un viaducto que emerge poderoso entre los pinos.

La locomotora de Mundaka no perdona: le llega su terreno y aprieta pedales. No queda sino ponerse detrás y dejar que el transatlántico haga sus maniobras. No me despego ni medio metro de su rueda trasera porque, como pierda comba, tocará remar en soledad. Menos mal que hay que parar: el avituallamiento sólido reclama su lugar en la etapa.

Justo dejar Salvacañete a la izquierda, aparece un bar junto a una gasolinera. Gentío. No se podía esperar otra cosa. Bocadillo de tortilla de jamón a medias, que es nuestro salvoconducto culinario habitual. Ya sólo quedan 25 kilómetros para terminar la etapa. Pan comido. Y tortilla de jamón, vaya. Y no veáis que supertorreznos. Pero estos eran claramente para profesionales.

La ruta continúa hacia Salinas del Manzano. Aquí dejamos la carretera y tomamos el Camino de los Serranos. Según la Wikipedia, en Salinas solo quedan 67 habitantes, entre salineras y salineros. Más de lo mismo: despoblación progresiva. No obstante, se veía cierto bullicio de gente al pasar por allí. Y sí, has acertado: se llama Salinas porque las hubo, de origen romano nada más y nada menos.

El Camino de los Serranos pasa por una explotación ganadera en la que vemos trabajando a migrantes con aspecto pakistaní o indio. La dejamos atrás y accedemos a un tramo muy agradable que deja apreciar un valle precioso.

Tras coronar, de nuevo a casi 1.350 metros de altitud, llega una bajada fulgurante hasta La Huerguina, a sólo seis kilómetros de nuestro final de etapa, todo él ya por carretera hasta Cañete.

Llegamos muy pronto, a las 13:30. Nada más entrar al pueblo me encuentro, casualidad, con Luis, el chico que me arregló la bici, y su familia. Le doy de nuevo las gracias. Tomamos algo en un bar de la Plaza Mayor. El jueves nos tomamos una pizza, pero esta vez no hay esa suerte porque hasta las siete de la tarde no se pondrá con ello. Bajamos al hostal La Toba, donde nos alojamos de nuevo. Sandra, la mujer que lo lleva, nos deja manguear las bicis. Ya les iba haciendo falta.

El pueblo está a reventar. No es fácil comer algo en condiciones. Menos mal que al fin salimos del paso con un menú básico con el que llegamos a casi las cinco de la tarde. Mañana más.

Kilómetros totales hasta esta etapa: 542,74.

Metros de desnivel acumulado hasta esta etapa: 9.523.

Etapa anterior | Etapa siguiente

📷 Fotografías de la ruta.

📚 Lee todos los artículos relacionados con esta ruta.

Artículos relacionados

2 comentarios

08 Cañete – Cuenca #EspañaVaciadaMTB – Consultoría artesana en red 09/04/2023 - 17:27

[…] Etapa anterior | Etapa siguiente […]

Responder
06 Cañete – Torrebaja #EspañaVaciadaMTB – Consultoría artesana en red 11/05/2023 - 05:47

[…] Etapa anterior | Etapa siguiente […]

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.