Julen

by Julen

Martes y jueves de esta semana he dormido en Oñati. Lo suelo hacer en el Hotel Soraluze, que me parece un sitio con mucho encanto. El caso es que el martes tenían estropeada la impresora. Así que quedaron en que me enviaban la factura por correo postal más adelante. El jueves -que no tenía pensado dormir allí- decidí a media tarde que mejor lo hacía por aquello de ahorrar kilómetros. Tenía que seguir trabajando por la zona hoy viernes.

Al llegar a la recepción el jueves, el joven de la recepción me dijo: «Ah, Julen, estás por aquí otra vez. Qué bien, así te doy la factura en mano». Como de toda la vida, oye. Me tuteó, me llamó por mi nombre, Julen. Y yo, claro está, me subí a la habitación con una sonrisa en los labios. Simple atención al cliente: sin preguntar quién eres, acordarse de ti y llamarte por tu nombre: simple y efectivo.

Artículos relacionados

4 comentarios

Lula Towanda 02/03/2007 - 23:55

A lo mejor lee tu blog…
En algunos entornos eres un VIP 🙂

Responder
juan j. lopez sobejano 03/03/2007 - 00:51

Puritito marketing relacional, y seguramente inconsciente, es decir, el mejor y más efectivo.

Responder
Julen 03/03/2007 - 07:29

lula, ni se me ocurriría pensarlo.
Juan J., sí. Otro día a ver si se lo explico para que… sepa lo que hace, ja ja.

Responder
Telémaco 03/03/2007 - 11:07

Yo pensé lo mismo que Lula.

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.