Los algoritmos asesinos de TikTok

by Julen

La Social Media Victims Law Center es una asociación con sede en Estados Unidos que se dedica al apoyo legal de padres cuyos hijos sufren problemas de adicción y abuso en las redes sociales. La generalización del uso de redes sociales entre chicas y chicos es tal que perfectamente podemos entender que tendrán mucho trabajo. Mientras el objetivo pase por maximizar el tiempo de uso, el problema seguirá existiendo. Pero, ¿acaso es posible que puedan tener otro objetivo? Todo el sistema está montado sobre la base de esta premisa: quédate aquí, te lo haremos pasar bien.

Social media has become a normal part of everyday life. As parents, we take for granted that companies such as Instagram, Snapchat and Facebook have our teenager’s best interests at heart.

However, recent disclosures have revealed that Social Media Platforms use complex algorithms and psychological manipulation to maximize screen time allowing damaging posts and hurtful communications to be fed to vulnerable kids.

Effects of this include a 146 percent increase in suicide for the 12-16 age group from 2007 to 2018 which experts have attributed to their increased social media and screen time.

Other serious problems include depression, eating and sleeping disorders, hospitalization, sexual exploitation and attempted suicide. If you are a parent whose child was harmed by social media use or addiction, your child attempted or committed suicide, has severe mental health crises or suffered sexual abuse or exploitation brought on by social media use, please call us.

¿Quién decide el contenido que vemos en las redes sociales? Los algoritmos. Y no parece que pueda haber plan B. ¿Dónde queda la ética en que deberían sustentarse? Los retos virales se multiplican en las diversas plataformas de redes sociales. Concitan el interés, atraen a chicas y chicos que quieren integrarse en sus grupos de referencia. Claro que, el último caso que ha saltado a los medios, la muerte de dos chicas de 8 y 9 años, lo hace todo más difícil de digerir

Alguien tiene que parar a estos monstruos. Porque si el reto viral que llevó a estas dos chicas a morir evidencia el riesgo de seguir y seguir allí dentro de TikTok en busca de aceptación social dentro de las redes sociales, no es menos cierto que la adicción a consultar las redes sociales puede afectar a cualquier persona en cualquier tramo de edad. Por supuesto, la infancia y la adolescencia son momentos críticos para conformar la personalidad y puede haber mayor vulnerabilidad, pero las redes sociales lo quieren todo de todos.

TikTok, por supuesto, hace lo mismo que el resto de las redes sociales. Todas beben de las mismas fuentes: nuestro tiempo. Sus algoritmos ya son capaces de matar, pero también los del resto de redes sociales. El detalle de que sus víctimas sean menores lo hace aún más delicado, pero, insisto, los algoritmos de las redes sociales son lo que son: herramientas al servicio de sus amos. Ellos hacen lo que les han dicho que hagan.

Hace ya varios años que sigo contenidos relacionados con la ética aplicada a big data e inteligencia artificial debido a mis clases en la universidad. Mucho discurso, mucha publicación académica, pero casi siempre que lees algún artículo que pone el foco sobre cómo se aplica en las redes sociales, se llega a una conclusión similar: las plataformas ya se saben la teoría y, sin embargo, no son capaces de introducir elementos de control que aseguren que la ética se aplica. No, la ética no se aplica. Se edulcora, se la cita en declaraciones altisonantes. Pero, a la hora de la verdad: ethicswashing.

Alguien —entiendo que la sociedad a través de nuestros representantes políticos— debe poner fin a esta locura colectiva. TikTok mata, como el fumar. Quizá deberían advertirlo en su página de inicio. Las redes sociales matan. Luego, lamentablemente, su ingeniería social continuará captando adeptos. Y continuarán los asesinatos.

Imagen de alyoshine en Pixabay.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.