La equifinalidad de las personas efectivas

by Julen

Este próximo jueves llevaremos a cabo la segunda sesión de un taller en torno a la efectividad que ha organizado Euskalit. Como tantas otras veces, las personas que se han inscrito demuestran sensibilidad por la cuestión de la productividad personal y de equipo. Resulta curiosa esta actitud: quien ya se siente más o menos una persona efectiva quiere serlo aún más. En cambio, en el pelotón de cola otra mucha gente parece mirar como las vacas al tren. Paradojas de la productividad.

Suelo argumentar que la productividad tiene mucho que ver con la conducta asertiva. Si nos convertimos en un coladero en el que todo entra, partimos de un problema: el agua desborda el vaso, por muy grande que este sea. Cada cual disponemos de una capacidad finita para sacar trabajo adelante. Así pues, es fundamental que lo que hagamos sea lo que tenemos que hacer, en calidad y cantidad. Muchos problemas, como digo, comienzan aquí. Y sí, lo puedes entender como un problema de efectividad, pero creo que te equivocarías si intentaras solucionarlo a base de herramientas y técnicas de productividad. La solución viene por otro lado.

Cuando hablo con personas que se mueven alrededor de la efectividad, sea personal o de equipo, me doy cuenta de que las prácticas para alcanzarla son bastante diferentes. Hay quien hace bandera del minimalismo y juega con disponer un entorno en el que todo lo que pudiera resultar superfluo ha sido eliminado. Su baza está en discriminar al comienzo: no dejan que entre en su radar personal lo que no debe. Tiene que ver, como ya habréis adivinado, con personas capaces de comportamientos asertivos poderosos.

También veo a otro tipo de personas capaces de trabajar dentro de una disciplina fantástica, con revisiones periódicas, todo en su lugar, dispuesto en un tablero en el que cada pieza está donde debe estar. La visión panorámica que consiguen se cruza con la atención al detalle. Las cosas deben llevarse a cabo cuando deben. El sistema es robusto y consiguen ser efectivas mediante el uso de herramientas de gestión de tareas junto con las clásicas buenas prácticas en el calendario y el correo electrónico.

Por supuesto, también hay que hablar de las personas que adoptan un método y se mueven dentro de él como pez en el agua. Es el caso más evidente de quienes han abrazado GTD. Aunque ya sabemos que muchas veces no se aplica como debiera, no tengo duda alguna de que esta es una vía muy recomendable para ganar en efectividad personal. Eso sí, como con cualquier otro método, hay que hacer las cosas con sentido y con la suficiente convicción y disciplina como para no quedarse a medias tintas.

Continuando con el repaso, hay otro grupo de personas que destacan por su nivel de competencias digitales. En la actualidad las herramientas digitales —las prótesis culturales de las que hablaba Roger Bartra cuando se refería al exocerebro— se convierten en una posible autopista a la efectividad personal. Eso sí, hay que saber dosificar, porque la cantidad de herramientas y los cambios constantes que acontecen en el panorama tecnológico también pueden dar mala vida. A veces no hace falta estar a la última, sirve con estar a la penúltima, que diría un buen amigo experto en las cosas de las TIC.

¿Qué se deduce de lo que venimos comentando? Pues que cuando hablamos de conseguir llegar a ser una persona efectiva, no queda sino reconocer que actúa uno de los principios de la teoría de sistemas. Hablamos de la equifinalidad. No inventamos nada y recurrimos a la definición que nos da el correspondiente artículo de la Wikipedia:

En sistemas abiertos un estado final dado se puede alcanzar por muchos medios potenciales. También significa que una meta se puede alcanzar de muchas formas.

Pues eso, que admitimos diferentes vías. ¿Cuál es la tuya? Por cierto, si quieres entender los matices entre eficacia, eficiencia, efectividad y productividad, tienes que leer a José Miguel Bolívar, porque no hacer nada productivo también puede conducirte a ser una persona más efectiva.

Artículos relacionados

1 comentario

Cero papeles: algo hemos mejorado – Consultoría artesana en red 01/07/2021 - 06:09

[…] concepto que maneja Roger Bartra: las prótesis culturales, esas que conforman nuestro exocerebro y de las que hablábamos este pasado lunes. Sí, de repente vemos ampliado nuestro equipamiento de serie como humanos para añadir algunas […]

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.