15 citas de Infocracia: la digitalización y la crisis de la democracia, de Byung-Chul Han

by Julen

Lo de este filósofo empiezan a no ser libros, ni siquiera libritos: estamos ante un texto que se lee en un par de horas. Es curioso darse cuenta de que la fragmentación que critica —inherente en el discurso de Byung-Chul Han— también llega a la producción editorial que nos ofrece. A mí, en particular, me sigue gustando leerle, aunque me da que se repite demasiado. Eso sí, para quien, como yo, conduce los temas de ética en el Grado de Business Data Analytics en la universidad, aporta unas reflexiones que dan mucho juego en clase. El dataísmo, me da, que se ha instaurado en nuestras vidas. En fin, os dejo diez citas de las de hacer pensar. Adiós a la democracia, demos la bienvenida a la infocracia.

La tecnología de la información digital hace de la comunicación un medio de vigilancia. Cuantos más datos generemos, cuanto más intensamente nos comuniquemos, más eficaz será la vigilancia. El teléfono móvil como instrumento de vigilancia y sometimiento explota la libertad y la comunicación. Además, en el régimen de la información, las personas no se sienten vigiladas, sino libres. De forma paradójica, es precisamente la sensación de libertad la que asegura la dominación.

La paradoja de la sociedad de la información es que las personas están atrapadas en la información. Ellas mismas se colocan los grilletes al comunicar y producir información. La prisión digital es transparente.

La transparencia en sí misma no es transparente. Tiene una parte trasera. La sala de máquinas de la transparencia es oscura. Así es como nos entregamos al poder cada vez mayor de la caja negra algorítmica.

Quien ofrezca un mejor espectáculo ganará las elecciones.

La telescreen y la pantalla de televisión han sido sustituidas por la touchscreen. El nuevo medio de sometimiento es el smartphone. En el régimen de la información, las personas ya no son espectadores pasivos que se rinden a la diversión. Todas ellas son emisores activos. Están constantemente produciendo y consumiendo información.

La necesidad de aceleración inherente a la información reprime las prácticas cognitivas que consumen tiempo, como el saber, la experiencia y el conocimiento.

La psicometría, también conocida como «psicografía», es un procedimiento basado en datos para obtener un perfil de personalidad. Los perfiles psicométricos permiten predecir el comportamiento de una persona mejor de lo que podría hacerlo un amigo o un compañero. Con suficientes datos, es posible incluso generar información más allá de lo que creemos saber de nosotros mismos. El smartphone es un dispositivo de registro psicométrico que alimentamos con datos día tras día, incluso cada hora. Puede utilizarse para calcular con precisión la personalidad de su usuario. El régimen de la disciplina solo disponía de información demográfica, lo que le permitía llevar a cabo una biopolítica. El régimen de la información, en cambio, tiene acceso a información psicográfica, que utiliza para su psicopolítica.

Antes de que un proceso de verificación se ponga en marcha, ya ha tenido todo su efecto. La información corre más que la verdad, y no puede ser alcanzada por esta. El intento de combatir la infodemia con la verdad está, pues, condenado al fracaso. Es resistente a la verdad.

El discurso se sustituye por los datos. El procesamiento algorítmico del big data tiene que incluir a la población. Los dataístas incluso afirmarían que la inteligencia artificial escucha mejor que los humanos.

Desde la perspectiva dataísta, la democracia de partidos dejará de existir en un futuro próximo. Dará paso a la infocracia como posdemocracia digital. Los políticos serán entonces sustituidos por expertos e informáticos que administrarán la sociedad más allá de los principios ideológicos e independientemente de los intereses del poder.

La racionalidad comunicativa se basa en la autonomía y la libertad del individuo. Los dataístas, en cambio, defienden un conductismo digital que rechaza la idea de un individuo libre que actúa de forma autónoma.

En la era de las fake news, la desinformación y la teoría de la conspiración, la realidad y las verdades fácticas se han esfumado. La información circula ahora, completamente desconectada de la realidad, en un espacio hiperreal.

La información es aditiva y acumulativa. La verdad, en cambio, es narrativa y exclusiva. Existen cúmulos de información o basura informativa. La verdad, en cambio, no forma ningún cúmulo. La verdad no es frecuente. En muchos sentidos se opone a la información. Elimina la contingencia y la ambivalencia. […] Hoy estamos bien informados, pero desorientados.

El fin de los grandes relatos, que da paso a la posmodernidad, se consuma en la sociedad de la información. Las narraciones se desintegran y acaban en informaciones. La información es lo contrario de la narración.

Hoy vivimos presos en una caverna digital, aunque creamos que estamos en libertad. Nos encontramos
encadenados a la pantalla digital. Los prisioneros de la caverna platónica se hallan intoxicados por imágenes narrativas míticas. La caverna digital, en cambio, nos mantiene atrapados en la información. La luz de la verdad se apaga por completo.

Si te interesa este autor, en este mismo blog tienes colecciones de citas de otros tres libritos suyos:

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay.

Artículos relacionados

2 comentarios

Isabel 23/09/2022 - 18:51

Confieso que tiende a deprimirme. Leí tres de sus libros, pero casi prefiero mantenerme al día con tu selección de citas. En parte creo que acierta, pero no arriesga.
Por ejemplo, “La información es aditiva y acumulativa”, cierto, pero en lo de acumulativa, hay mucho que rascar. Si se refiere a acumulativa como la basura, pues falta todavía mucha inteligencia algorítmica para hacer limpieza de repeticiones, contradicciones y demás.
En esa misma cita dice que “La verdad no es frecuente. En muchos sentidos se opone a la información”. Bueno, la historia del pensamiento científico demuestra que el concepto de “verdad” es siempre relativo y, en muchos casos, acaba siendo desbancado cuando se tiene nueva información. Claro que ahora se llama información a lo que para mí no lo es. Prefiero hablar de in-formación.
Reconozco que me hace pensar, pero… Él mismo parece un ejemplo de producción a velocidad conteniendo repeticiones.
Hay una que de las citas da mucho miedo: “Antes de que un proceso de verificación se ponga en marcha, ya ha tenido todo su efecto.” Pero bueno, como el futuro cada vez llega más rápido, igual vemos hacia donde continua.

Responder
Julen 27/09/2022 - 10:08

Desde luego que es un autor de esos que engancha y, a la vez, te hace colocar ciertas prevenciones. Yo le sigo leyendo… aunque algún día de estos creo que lo abandonaré. Demasiada repetición de argumentos.

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.