Un mundo al estilo del sistema 1 de Kahneman

by Julen

Supongo que una lectura fundamental para entender el mundo en que vivimos hoy en día es Pensar rápido, pensar despacio, de Daniel Kahneman. Si no lo has leído, no pasa nada, hay un montón de recursos fáciles en YouTube que te van a ser útiles para entender lo que nos propone este ciudadano de 87 años, nacido en Tel-Aviv, que se dice ateo, y que actualmente es catedrático de psicología en la Universidad de Princeton en California. Kahneman nos explicó qué es eso del sistema 1 y el sistema 2 en nuestra forma de pensar. Va de sesgos cognitivos, de heurística, de evolución humana y de economía en los recursos que usamos. De mucho más, claro está; pero quédate con esos conceptos.

17 de enero de 2022. Sí, vivimos rodeados de contextos que nos inducen a decidir desde el sistema 1. Nada de pasar tiempo analizando pros y contras para tomar decisiones básicamente racionales. No, el homo economicus, ese que reflexiona, valora y luego decide, ha muerto a manos del centro comercial en que vivimos. Porque el planeta es hoy, sobre todo, un lugar de compra compulsiva. Las grandes empresas transnacionales juegan en una liga en la que ocupan todo el espacio disponible. Somos actrices y actores en un escenario único. ¿Hay otros? Por supuesto, podemos elegir versiones del mismo hecho.

¿Cómo comportarse y decidir en este teatro que se ha convertido en realidad única? No tienes por qué preocuparte. Los productos y servicios que te hacen falta (da igual lo que pienses, porque te hacen falta) se exponen sobre la base de aludir a tu sistema 1. No hay tiempo para tonterías. Ya sabes que la peor decisión es la que no tomas. Ya sabes que, si no lo haces tú, lo va a hacer otro en tu lugar y vas a quedar como un tonto. Ya sabes que te lo mereces, que te lo has ganado; no puedes renunciar ahora. Ya sabes que la oportunidad es única y que no la puedes dejar pasar.

Decidimos en un mar de dopamina, entre miles de gratificaciones que sabemos que aparecerán, pero no cuándo. Siempre hay premio. Y llega cuando estabas a punto de desistir. Menos mal que se dieron cuenta. No podemos dejar de contar contigo. Hay que mantener viva la llama de tu necesidad. Porque sabes que lo necesitas. Es cuestión de comparar. El mundo está repleto de decisiones bajo el régimen de libertad vigilada.

18 de enero de 2022. Tengo clase en la universidad con las chicas y chicos de primero. Estudian para ser científicas y científicos de datos en empresas e instituciones que saben que ahí, en los datos, está la clave. Decisiones basadas en datos. Nada más y nada menos. Ahí, en ese escenario, intento que se hagan preguntas para cuestionar si esos datos vienen cargados (o no, la esperanza nunca se pierde) de sistema 1. ¿Cómo? Imposible, la ciencia de los datos juega a la contra: es analítica, es estadística, es rigor. Pero los datos llegan cargados de ideología. No te digo nada los algoritmos que se derivan del análisis de los datos.

Los sistemas de recomendación hace tiempo que nos acompañan. ¡Qué mejor forma de explicar el sistema 1! No hace falta que pienses, porque ya lo hago yo (empresa que vivo de que compres mis productos y servicios) por ti. Tu elección debe viajar con ligereza, atenta a cambios, preparada para iterar cuando convenga. Y yo tengo la solución: no te vas a equivocar. Yo soy tú. O casi. No hace falta que me des las gracias.

Artículos relacionados

2 comentarios

Juanjo Brizuela 21/01/2022 - 08:20

Cada vez me dan más miedo los datos.

Responder
Sesgos estadísticos y sesgos cognitivos, una combinación diabólica – Consultoría artesana en red 19/01/2024 - 06:40

[…] sesgos cognitivos juegan en la liga del sistema 1 de Daniel Kahneman. De entre las características de esta forma de pensar hay una muy delicada, que tiene que ver con […]

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.