Es el espectáculo deportivo, estúpido: MTB inmersivo

by Julen

Para quienes nos gusta el MTB, una de las grandes referencias en el plano competitivo es la Absa Cape Epic. Es habitual referirse a esta prueba como el Tour de Francia del MTB. Su primera edición tuvo lugar en 2004 y desde entonces su prestigio y popularidad ha ido creciendo. La carrera se disputa durante 8 días en los alrededores de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Si quieres conocer más te puede servir este artículo: 25 datos curiosos de la Absa Cape Epic. Pues bien, estamos ahora en plena carrera, del 17 al 24 de octubre.

Participan unos 600 ciclistas que corren en parejas y repartidos en diferentes categorías. En principio, no hay espectadores en el recorrido debido a la pandemia, pero la retransmisión del evento, que es de lo que quiero hablar en este artículo, me parece bestial. La prueba se ha convertido en un desafío de realización. Todo, en este caso, canalizado a través de YouTube. En el canal de la Absa Cape Epic puedes ver desde resúmenes, más largos y más cortos, hasta las etapas completas.

Además de los habituales helicópteros y tomas de dron, algo que sorprende es la forma en que se nos permite ver la carrera, mediante cámaras subjetivas. Junto a quienes compiten —por supuesto unos cuantos con sus propios canales de emisión—, pedalean reporteros con cámaras de acción. Para seguir el ritmo de las figuras que participan lo hacen en su caso con bicis eléctricas y con motos, en función del terreno. Así que «dentro» de la carrera tenemos ciclistas de dos tipos: quienes van a por un resultado deportivo y quienes nos acerca a la pantalla lo que está ocurriendo, como si estuviéramos peleando por terminar o por hacer un puesto de mérito.

En las pruebas del campeonato del mundo de XC (Cross Country), que comenzó a disputarse en 1991, ya suelen verse también imágenes espectaculares de la mano de Red Bull TV, que es quien se encarga del apartado mediático. Sin embargo, los circuitos en los que se corre me parecen más limitados desde el punto de vista de sus posibilidades de espectacularización, por decirlo de alguna manera. Por ejemplo, la estrechez y las complicaciones técnicas del terreno hacen inviable que allí entraran otros ciclistas con bicis eléctricas. No obstante, es evidente que Red Bull TV sabe que juega en la liga del espectáculo global, así que, quién sabe, lo mismo no hay que descartarlo si experiencias como la de la Absa Cape Epic funcionan. Por cierto, algo similar se podría decir del ciclocross, ya que de la mano de Mathieu Van der Poel y Wout van Aert ha subido muchísimos peldaños en espectacularidad deportiva.

No hay duda de que la popularidad —y los ingresos económicos, claro está— de un deporte tiene que ver, en gran medida, con lo que sus retransmisiones son capaces de conseguir. Las cámaras subjetivas, como las que se nos ofrecen dentro del Tour de Francia, por ejemplo, acercan a quien está frente a la pantalla y a quien está en pleno esfuerzo físico. Además, la conexión con los datos reales de cómo se está exprimiendo cada cual —pulsaciones, cadencia, watios— incrementa la inmersión en la prueba.

La palabra que define mejor todo este enfoque es la de espectáculo inmersivo. Todavía no nos colocamos unas gafas de realidad aumentada para acompañar a un ciclista en su pedaleo, sea en ciclocross, en MTB o en un Tour de Francia, pero no me cabe duda de que algo así acabará llegando. La experiencia de estar allí dentro y ver lo que sucede, como si fueras el gran deportista que pedalea frenético en pos de la victoria, es un reclamo para que más y más telespectadores salten a otra dimensión. Sí, es contemplar, pero no solo. Cada vez quedamos más cerca de la experiencia de participar.

Cuando hice el doctorado ya me di cuenta de que la carrera por la espectacularización del MTB era imparable. La pandemia y los confinamientos han servido para dar un paso al frente en materia de virtualización del ciclismo. Puede suceder algo mágico dentro de las cuatro paredes en las que puedas estar viendo, a través de una determinada pantalla, un espectáculo ciclista. La realidad, virtual y aumentada, está a punto de llevarte allí, al lugar en que suceden los hechos. Cámaras de acción adheridas a los ciclistas, otras en bicis eléctricas que graban desde dentro, multitud de datos en tiempo real. Todo apunta a que la experiencia de consumo de MTB ha dado un salto cualitativo, ¿no te parece? En fin, nada nuevo bajo el sol: hace tiempo que vivimos en la sociedad del espectáculo.

Imagen de Elias Obernosterer en Pixabay.

Artículos relacionados

4 comentarios

David Bruna Arrizurieta 20/10/2021 - 13:10

Brutal!

Responder
Julen 21/10/2021 - 05:00

Otro año te inscribes 😉

Responder
Juanjo Brizuela 21/10/2021 - 08:06

Ya lo comentaba nuestro querido Lipovetsky con la idea de ESTETIZACIÓN. Ni más ni menos.
Tiene ese toque del deseo de participar … pura emoción.

Responder
Julen 22/10/2021 - 13:23

Cada vez es todo más elaborado, cada vez más desde dentro…

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.