Reinventar el capitalismo ¿desde dentro?

by Julen

A través de la universidad me llegaba hace un par de días una invitación para participar en unas jornadas con formato online que se están desarrollando este 15, 16 y 17 de septiembre denominadas Camino al impacto a las que acompañaba un subtítulo de frase lapidaria: Reinventar el capitalismo. Siento llegar tarde para compartir la información. Se defienen como un «punto de encuentro para compartir, crear necesidad y llamar a la acción«. Y rematan que «nunca hubo mayor necesidad ni mejor momento». ¿Quién organiza este sarao? Pues Spain nab, el Consejo Asesor Nacional para la Inversión de Impacto que forma parte de GSG The Global Steering Group for Impact Investment. Reconozco mi desconocimiento, primeras noticias.

La reflexión que me hago es la que tiene que ver con tantos múltiples intentos de repensar el capitalismo como existen para, supongo, hacerlo más humano. Parece que vivimos en un mundo teóricamente diverso pero que al final ha caído por el sumidero de un modelo único: el capitalismo global. La criatura avanza con una impresionante capacidad para mudar de piel según convenga y para incorporar iniciativas llamadas a subvertirlo. Ejem. El paso del tiempo demuestra, así, que da igual de dónde proceda la crítica al sistema: no es sino alimento para que vaya engordando. Hoy, insisto, parece que el plan B fuera cuestión de quimeras y modelos alternativos tangenciales que tienen que existir para que el monstruo continúe sano y rampante.

Las jornadas a las que hago alusión al principio de este post utilizan toda una nueva jerga derivada de la idea del impacto de las actividades empresariales:

Por un cambio sistémico de nuestras economías, incorporando el impacto en la toma de decisiones económicas y de inversión, en beneficio de las personas y del planeta, con el objetivo de generar valor compartido.

La frase perfecta, medida en cada uno de sus componentes, para que sea imposible decir que no. No puedes ser tan mala persona como para no aceptar semejante propuesta. Ojo, no tengo información y no quiero desmerecer el intento, pero vistos quiénes están detrás de las jornadas y de dónde surgió originalmente GSG, a uno se le queda cara de póker porque no ve sino, insisto, otro paso más en la misma dirección.

Como cualquier otra iniciativa de este pelo, el manual de estilo se respeta al completo: un manifiesto, un plan de acción, una serie de señores y señoras, todas personas supercomprometidas, de grandes organizaciones que se dan cuenta de que así no se puede seguir, un foro de impacto para llevar a cabo un plan de acción. Todo de manual. Hay que cambiar y, por tanto, nada como decir que sí a una iniciativa que busca un cambio sistémico en beneficio de las personas del planeta, con el objetivo de generar valor compartido. No sé si es filantrocapitalismo en estado puro o si hay algo más. Quizá sea la mejor de las iniciativas, quizá puedan llevar a cabo el cambio sistémico. Quién sabe lo que hay detrás.

¿No queda sino rendirse a ver pasar por la pantalla de vez en cuando iniciativas de este estilo? ¿Son solo parte de la función para que estemos entretenidas mientras las grandes decisiones se toman donde siempre y para satisfacer las ambiciones económicas de los de siempre? ¿Es todo así de sencillo? ¿Estamos dentro del Show de Truman y de vez en cuando nos entretienen con miguitas de pan para que no nos quejemos tanto?

Insisto, ya digo que no soy quién para meterme con esta iniciativa porque no tengo información. Me ha llegado desde la universidad y quizás es lo mejor de lo mejor. Pero reconozco que me da pereza. Las palabras son las esperadas, el mensaje es el que tiene que ser. Las ambiciones de un mejor planeta, pero ¿qué es un mejor planeta? El capitalismo global nos ha traído hasta aquí. Vivimos en la cuerda floja del cambio climático y la sostenibilidad del planeta en su conjunto está cuestionada. La eficiencia y la productividad de miras cortas han sido nuestra compañía durante años y años. Desde dentro el capitalismos se rebela contra sí mismo. ¿Cosmética? Cada vez me creo menos que desde dentro se pueda cambiar, de verdad, el sistema. Pero, claro, ¿hay afuera?

Imagen de Free-Photos en Pixabay.

Artículos relacionados

6 comentarios

Manel Muntada Colell 16/09/2020 - 15:38

Muy interesante el libro de Lucian Concheiro «Contra el tiempo» [filosofía práctia del instante] en Anagrama. Expone magistralmente la invulnerabilidad del Sistema a cualquier «solución» que priorize cualquer otra cosa, por muy «vital» que sea la cosa. También apunta al talón de Aquiles de este Sistema y sugiere una serie de acciones de paso, mientras no se conozca algo mejor que hacer para «desacelerar» tanta ignonimia…

Responder
Julen 17/09/2020 - 12:31

Me lo apunto en la lista, Manel. Gracias por la referencia.

Responder
amalio rey 16/09/2020 - 21:13

Jajajajajajaja…. Me troncho, Julen, ¿Estos van reinventar el capitalismo? A ver: 1) He estado mirando las entidades y nombres que están detras, y lo mismo de siempre: elite que habla con elite, 2) lo peor que tiene el capitalismo es su sistema financiero, que es el que menos valor genuino aporta con diferencia y el que se lleva la mayor parte de la tarta, pero ya ves, ahí están a cascoporro los bancos, gestores de capital y asesores financieros en esa elite que dice que va a cambiar el capitalismo, 3) ¿»Economía de impacto» pero… sin apellido? Harto de que se inventen nombres sin sentido. Después explican que es impacto «social y medioambiental» pero habría que decirlo todo junto. Lo de «impacto» a secas es ridículo porque las prácticas capitalistas de la globalización producen también un impacto tóxico, 4) Todo lo que he visto en su página (fotos incluidas) tiene el típico tufillo top-down del que siempre he desconfiado. Ademas, te lo presentan con un relato grandilocuente que parece muy de representatividad institucional legitimada por una organización internacional que, en realidad, es privada y casi nadie conoce, por mucho Sir que la presida.
En fin, carpetazo con eso. Van a cambiar cositas para no cambiar nada. Con esos mimbres es imposible…

Responder
Julen 17/09/2020 - 12:31

El asunto es que me ha llegado de la universidad y quiero pensar que algún filtro habrá. Yo por más que he mirado me he quedado un poco como tú. Por eso lo escribía: titulares de manual para… ¿que todo siga igual?

Responder
antonio angel perez ballester 17/09/2020 - 17:21

Pues a mi me pasa igual . Qué pereza más grande. Parole, parole, parole. Cuentame cosas que has hecho y muestramelas. Lo otro ya me suena demasiado.

Responder
Julen 18/09/2020 - 09:40

Sí, mejor ejemplo, de eso no hay duda. Aunque a veces los «casos de éxito» hay que pasarlos por unos cuantos filtros.

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.