Los diferentes caminos hacia la productividad personal

by Julen

La psicología diferencial es la disciplina que se ocupa de las diferencias individuales. Algo evidente, ¿no? Con tantos millones de personas habitando el planeta, resulta que no hay dos iguales. Cada ser humano es único. Eso sí, a la hora de recomendar qué hacer o dejar de hacer para ser eficiente, las recetas se empeñan en convertirse en salvadoras únicas. El mensaje se repite: «hay un camino». Y qué casualidad que cada cual parece estar en posesión de la verdad.

Con lo anterior no quiero ni mucho menos menospreciar las diferentes metodologías para organizarse y ser eficiente. Cada una de ellas intentará demostrar que sirve, pero no me parece de recibo la insistencia por mostrarse como la única verdadera que alguna que otra sentencia. Comento esto porque me ha llegado una propuesta sobre un taller de mejora de la productividad personal que se imparte en el Parque Tecnológico Garaia. Copio y pego:

FAST® es la única metodología actualizada a las dinámicas de trabajo actual
FAST® es la única metodología que cubre al 100% el contexto actual

Esto de autoasignarse lo de «única» de verdad que no lo entiendo. A lo mejor es estupenda, pero presentarla de esta forma, desde mi punto de vista, no le hace el más mínimo favor. La productividad personal está afectada por lo que en teoría de sistemas se denomina equifinalidad: se alcanza el mismo objetivo a través de diferentes rutas.

La idea de escribir este post me surgió hace unos cuantos días al leer lo que escribía José Miguel Bolívar en su blog: Formación GTD®: ¿Experiencia validada o sucedáneos «garrafón»? Me dio que pensar. Sé de sobra que él y el equipo de personas en torno a OptimaLab se han cualificado de forma muy rigurosa en metodología GTD. Leed el artículo a ver qué opináis. A mí me genera cierta ambivalencia. Como digo, aprecio su esfuerzo y el rigor para aplicar la metodología, pero al final acabo llegando a la misma reflexión de la que no me apeo: la psicología diferencial me conduce a un universo tan dispar de seres humanos que me obliga a flexibilizar cualquier método. Lo cual, por supuesto, no exime de conocerlo en profundidad. Quizá en el fondo no hago sino poner en valor lo que José Miguel y su gente se han currado en torno a GTD para que la aplicación sea siempre contingente. No sé, no soy experto.

En mi caso, si de algo pudiera decir que soy experto es de 5S, tanto en su versión física como en la digital. Ahí sí que me pongo en el lugar de José Miguel y, claro, creo que hay que formarse bien y adquirir experiencia en la práctica, tanto ayudando a clientes a que implanten sus proyectos de 5S como aplicándose la medicina a uno mismo. Y hay que hacerlo con rigor: método, método, método. Luego vendrá la personalización. Pero primero es el método.

En resumen, por supuesto que no soy ningún experto en productividad personal. Pero me aplico en ello y busco la manera para ser eficiente en lo que hago. Hay quien me echa flores y me tiene casi casi por un supergurú del asunto. No, simplemente valoro mi tiempo y trato de gestionarlo de acuerdo con una serie de prioridades. Y admito niveles de falta de eficiencia como parte del juego. No pretendo optimizar nada, sino simplemente, organizarme de una manera aceptable. Convivir con los propios defectos y llevarse bien con ellos es importante.

Poco más quería compartir. El título del post lo dice: que cada cual busque su manera porque (a partir de ciertos métodos) seguro que encontrará su suficiente nivel de productividad personal.

Artículos relacionados

12 comentarios

José Miguel Bolívar 14/02/2018 - 10:30

Hola, Julen:

Comparto plenamente el contenido del post. No creo en los métodos únicos ni infalibles. De hecho, en el caso concreto de GTD®, ni creo que sea el único, ni tampoco creo que sea el mejor.

Entiendo que el valor de 5S, GTD o cualquier otra metodología reside en lo que plantean, no en lo que alguien que las conoce a medias «interpreta» que plantean.

Yo conozco 5S, pero no como para enseñar la metodología a nadie. Si lo hiciera, sería 5S «garrafón», porque me lo estaría inventando en gran medida.

En resumen, creo que existen unos principios productivos universales y una enorme diversidad de formas de agruparlos, presentarlos y aplicarlos.

Para mí, lo importante es garantizar el acceso al conocimiento original, al que está comprobado que funciona, sin adulterarlo ni interpretarlo y, sobre todo, sin engañar a otros haciendo creer que es lo que no es.

Abrazo!

Responder
Julen 14/02/2018 - 12:41

Pues no podría haberlo dicho mejor. Estupendo apunte, José Miguel 🙂

Responder
Isabel 14/02/2018 - 11:45

Lo de convivir con los propios defectos debería ser una premisa. Incluso conviene tener en cuenta los defectos externos con los que hay que convivir. Coincido, trabajar el método es tan importante como ser capaz de personalizarlo. Por suerte (todavía) no somos máquinas 🙂

Responder
Julen 14/02/2018 - 12:42

Lamentablemente, sin embargo, nos siguen midiendo en el entorno laboral en gran parte como si fuéramos máquinas 🙁

Responder
Amalio Rey 14/02/2018 - 19:48

No podías explicarlo mejor, Julen. A mí me daría vergüenza vender algo como «único», pero en fin, esa es una práctica común del marketing de alcantarilla…
He leído el comentario de JM. Voy a leer su post. Estoy de acuerdo con él en que no se puede enseñar algo sin dominarlo, ni entenderlo, bien. No me identifico, sin embargo, con esta idea suya de que: «lo importante es garantizar el acceso al conocimiento original». No me parece que el «conocimiento original» sea lo más importante per se. Conozco muchos casos en los que han sido mejores las evoluciones e interpretaciones posteriores. Tampoco soy muy purista con las metodologías «validadas». No creo que sea el caso del GTD, y confío mucho en el punto de vista de JM, pero reconozco que esa lectura me chirría un poco. Lo demás, perfecto…

Responder
Julen 15/02/2018 - 08:25

Vivimos de la remezcla, vivimos de la remezcla. No podemos hacerlo de otra forma, ¿no? Eso sí, cada cual debe ser honesta/o con aquello en lo que puede asesorar y aquello en lo que mejor se queda a un lado 😉

Responder
Raúl Hernández González 16/02/2018 - 11:49

Para mí en gran medida las «metodologías» son una forma de agrupar, cohesionar y comunicar una serie de ideas y principios, y en ese sentido son instrumentos útiles. Ahora bien, a la hora de la verdad lo que importa es su aplicación para el caso concreto: «yo soy yo y mis circunstancias», y de lo que se trata es de ver cómo yo cojo esa metodología y la aplico a mi realidad particular y consigo un impacto positivo en mi vida.

Ahí es donde me choco un poco con el purismo. «No, es que no estás aplicando la metodología de forma estricta»… bueno, ¿y qué? ¿estoy haciendo las cosas mejor que antes, o no? «Pero es que podrías tener mejores resultados si fueses estricto»… ya, pero quizás hay circunstancias en mí (en mi forma de ser, en mi entorno, etc…) que dificultan aplicarla con puridad…

Al final, volvemos a uno de los «mantras» que creo importantes en cómo tendemos a ver las cosas los de este barrio… que es mejor una solución subóptima pero aplicada, que una solución óptima que se queda en el papel.

Responder
Julen 18/02/2018 - 16:19

No lo podría haber expresado mejor, jeje. Me quedo la subóptima 🙂

Responder
Daniel 18/02/2018 - 11:44

Buenos días,

Muchas gracias por compartir vuestra experiencia. Es un privilegio aprender de personas que enseñan.

Julen, ¿puedes sugerirme algún libro de 5s?

El de JM. Bolivar lo he leído y me parece un libro honesto y con múltiples enseñanzas.
Saludos

Responder
Julen 18/02/2018 - 13:50

Hola, los materiales que utilizamos en Euskalit los puedes adquirir desde esta página: http://www.euskalit.net/es/diagnosticos-evaluacion/obtener-metodologia-completa-implantacion.html. Ahí está el manual de implantación y el DVD con diversos materiales de soporte.
Además, un par de clásicos serían:
Hirano, H. (2005). 5 pilares de la fábrica visual: la fuente para la implantación de las 5S. Madrid: TGP-Hoshin.
Hirano, H. (1997). 5S para todos: 5 pilares de la fábrica visual. Madrid: TGP Hoshin.

Responder
Daniel 20/02/2018 - 18:57

Muchas gracias. Saludo cordial

Responder
Trabajo profundo, o el control de la atención como una destreza vital (post-567) | 27/03/2018 - 11:38

[…] realmente importa, y hacerlo con calidad. En eso coincido con la visión flexible y adaptativa de Julen Iturbe de que existen muchos caminos, bastante idiosincráticos, para ser más […]

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.