Innovar para crear empleo

by Julen

Question mark, Ipswich, 21 January 2012Es curioso que desde que comenzara la fiebre de la innovación no hayamos conseguido en esta parte del planeta que la gente tenga trabajo. En cantidad y en calidad dignas. Dale que te pego a innovar, a industrializar a lo 4.0, a emprender  y todas estas cosas modernas pero resulta que lo que se nos vende como recuperación económica no alcanza para que haya empleo. Porque, claro, el empleo tal como lo entendimos, nos dicen que ha desaparecido. Ahora hay que reinventarse y trabajar la marca personal propio a mayor gloria de la postmodernidad.

John Hagel, uno de mis gurús favoritos, escribía en su blog no hace mucho The Real Unemployment Innovation Challenge. Y daba en el centro de la diana. ¿Acaso no debería ser este uno de los retos fundamentales de cualquier sistema de innovación? Trabajo, empleo, actividad profesional. La servitization de la que hablábamos hace un par de días ha generado profundos daños colaterales. Los servicios traen una buena cantidad de empleo basura. Bueno, si queréis somos políticamente correctos y decimos de empleo de baja cualificación.

Claro que ahora, el boom ya confirmado vía trending topic de #BasqueIndustry40 nos anuncia otro tipo de empleo ultracualificado. ¿Pero para cuánta gente? Échate a temblar. Ya se lo preguntaba el bueno de Asier Amezaga en su estupendo post Basque Industry 4.0. Punto de no retorno.  Volviendo a nuestro querido John Hagel, él hace hincapié en la descompensación entre oferta y demanda:

As we look ahead, the changing nature of labor supply and demand will rapidly overshadow the existing mismatch between supply and demand. If we don’t address this more fundamental set of issues, we will at best be putting a Band-Aid on a wound that will continue to spread and become more painful.

¿Estamos poniendo tiritas ante una descomunal hemorragia que conduce a un «más de lo mismo» pero ahora envuelto en nuevo papel de celofán de colores más vistosos? Otras economías casi rozan el pleno empleo (habrá que mirar también qué tipo de empleo) y por lo que parece que han sido capaces de aguantar el tirón. ¿Por qué aquí no somos capaces? ¿Por qué venga y dale con la innovación y no conseguimos innovar de verdad para que repercuta en empleo?

Nos asomamos a la industria 4.0 con un freno de mano espectacular: el de las cifras de paro. ¿No debería llevar consigo un análisis profundo de impacto en empleo cualquier iniciativa global que se presente como innovadora? ¿Acaso no es una prioridad? ¿Vamos a aguantar durante décadas niveles de empleo deprimentes y miles de minijobs de esos que no te sacan de pobre?

Pues eso, aparecemos en las estadísticas. Somos innovadores. Apostamos por nuevos modelos de renovación industrial. ¿Y seguimos con una economía fantasma basada en activos financieros que ha atrapado el ansia de ganar más y más de quienes ya son millonarios? ¿Nada que argumentar en cuanto a modelos distribuidos de producción más amables con la ciudadanía de a pie y que tengan en cuenta de forma obligatoria su incidencia en puestos de trabajo de verdad?

Ya, es fácil hacer preguntas. Pero a veces tengo la sensación de que las respuestas llegan a cientos. Y el problema es que no son las que hacen falta. Porque las preguntas están equivocadas.

 

Artículos relacionados

40 comentarios

asieramezaga 16/10/2015 - 11:23

Gracias por la mención.

Tal vez una forma de innovar es entender que la construcción de la infraestructura de Internet de las Cosas, precisa de todas esas personas que se están quedando sin trabajo. Un ejemplo podría ser la forma en la que la PAH recoge a personas, en lo humano, y les ayuda a realizar la transición de lo personal a lo político.

Da para café sobre el futuro de Internet y las personas.

Responder
Julen 19/10/2015 - 06:41

En fin, Asier, habrá que pensar en positivo y que IoT y todas estas cosas traerán empleo aunque… no sé yo. A estas alturas de partido, no huele demasiado bien.

Responder
Carlos Bezos Daleske 16/10/2015 - 14:21

Este post pone el dedo en la llaga. Pero es que aquí no estamos innovando realmente. Nos pensamos que es solamente la tecnología. O confundimos innovación con moda: lanzar nuevos productos «mejores» cada poco para que los consumidores tengan que comprar de nuevo. En España innovar sería crear y consolidar 4 o 5 grandes sectores con capacidad de generar «trickle down» de proveedores. Ya hay automoción (aunque las marcas sean extranjeras). Farmacia y consultoría podrían ser tractores con gente cualificada como hay y lamentablemente a bajo coste, dependiendo como siempre de las multis, como en la automoción. Eso en la version España = país de ensamblaje. Una apuesta por sectores intensivos en empleo donde lideremos, como turismo sanitario sería realmente Política de Estado, ambas con mayúsculas. Creo que en Euskadi lo habéis hecho bastante bien

Responder
Julen 19/10/2015 - 06:40

Hola, Carlos. Sí, hace falta una reflexión global sobre el asunto. Pero, claro, los resultados económicos lo pueden todo. Hace ya mucho tiempo que se abandonó aquello de crecer en facturación y empleo. Hoy lo primero se hace a costa de lo segundo. Si no, mira cualquier fusión empresarial.

Responder
Iván 16/10/2015 - 18:44

Buen post Julen, dedo en la llaga. Creo que evidentemente la gente lo que quiere y necesita es tener curro. Creo que lo de generar empleo es todo un reto y mucho más viendo la aldea global en la que andamos.Temas como la formación y la tasa de fracaso escolar son un grave problema en nuestras latitudes, pero también lo es un tipo de empresa (y sociedad) basada en la cultura del pelotazo, en el chanchullo, en la falta de meritocracia.

Responder
Julen 19/10/2015 - 06:39

Pelotazo, eso sí que requiere que la RAE incorpore la acepción más popular que se ha impuesto en este país. Así nos ha ido. Triste

Responder
Amalio Rey 17/10/2015 - 11:22

Ains, ains, has dado en la tecla, compañero. La «economía fantasma basada en activos financieros» es un bucle infinito, una gran trampa, de la que es muy dificil salirse. Y detrás de todo eso hay relaciones asimétricas de poder, supremacias a las que no les interesa en absoluto el largo plazo. Te digo más. Que haya desempleo interesa a unos cuantos (que viven de las rentas) porque baja el coste laboral. Si es que al final vamos al dilema de siempre, ese que dicen que es muy simplificador = Renta/Capital vs. Trabajo

Responder
Julen 19/10/2015 - 06:37

Quizá este sea el gran drama de la economía contemporánea: que alguien consiguió imponer un modelo «fantasma» frente al esfuerzo de lo real y productivo 🙁

Responder
Un par de reflexiones sobre el empleo en la Corporación MONDRAGON | Consultoría artesana en red 19/10/2015 - 06:33

[…] son los datos. Los fríos datos. ¿Estamos en la senda de la recuperación? Como comentábamos el viernes pasado, el asunto delicado tiene que ver, cómo no, con el empleo. En el caso de MONDRAGON, cabe señalar […]

Responder
MONDRAGON Korporazioari buruzko zenbait datu eta gogoeta. 22/10/2015 - 00:07

[…] son los datos. Los fríos datos. ¿Estamos en la senda de la recuperación? Como comentábamos el viernes pasado, el asunto delicado tiene que ver, cómo no, con el empleo. En el caso de MONDRAGON, cabe señalar […]

Responder
David Sánchez 23/10/2015 - 07:59

Buena reflexión Julen, muy buena. O al menos a mi me ha gustado 😉

Pienso que detrás hay un problema de pensar en el largo plazo que permita identificar el próposito del país. ¿Qué tipo de país queremos para dentro de 20 años?. ¿Qué tipo de economía?¿Qué valor, como país, puede ofrecerse al resto del mundo?… Pero claro, el largo plazo esta reñido con los intereses del hoy. Es eso de «pan para hoy y hambre para mañana», con el problema de que el «pan de hoy» cada vez escasea más y es más duro…

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.