Cuando una empresa pierde el sentido común

by Julen

juego de la ocaEn los más de diez años que llevo colaborando con Euskalit en la implantación de programas de 5S tanto en empresas industriales como de servicios, muchas veces llegamos a la misma evidencia: hemos perdido el sentido común. ¿Por qué algo se hace de cierta manera? Porque sí. Una respuesta que podría darnos una criatura de 3 años la encuentras de repente en boca de gente adulta, cualificada para sus trabajos y con experiencia laboral suficiente como para aportar otra argumentación.

No me cabe ninguna duda de que cuando trabajamos para implantar las 5S nos hacemos preguntas realmente básicas. Tanto que a veces hasta podemos llegar a ruborizarnos por las conversaciones que se establecen.

– ¿Por qué tienes aquí este material si no lo usas?
– Bueno, sí, claro…, no, no lo uso, solo que… Ya, tienes razón. Sí, en realidad no hace falta.
– Y entonces, cómo es lo que tenéis aquí.
– No sé, bueno, está ahí… porque sí.

Puede haber variaciones sobre la misma escena. El fondo de la cuestión, no obstante, es más o menos el mismo. Algo llegó a nuestro entorno de trabajo -puede ser un objeto material o una práctica de gestión- y aunque el paso del tiempo lo volvió obsoleto fuimos incapaces de separarlo de la corriente cotidiana. La consecuencia es que en nuestros entornos de trabajo convivimos con una considerable cantidad de elementos innecesarios. Que sigan molestando es parte de la mística de ese trabajo que agobia y que no me deja tiempo para nada.

Así que en el momento en que te paras y haces preguntas tan básicas como si eso te hace falta o si es lógica esa forma de hacer las cosas, mucha gente se sorprende ante lo infantil de la cuestión. Quizá no nos sentimos preparados para volver a la raíz y tomar una decisión sobre cómo debemos hacer las cosas si no hubiera un sistema que me aportara procedimientos. Si tuviera que pensar cada mañana cómo hacer algo en vez de desencadenar la rutina que me acompaña desde hace tiempo, entonces puede que recapacitara.

Pero hay que reconocer que procedimientos y rutinas son necesarios. Todo el mundo necesita automatizar tareas. No podemos ocupar al completo el tiempo de que disponemos con una atención plenamente consciente. Nos volveríamos locos. Es humano, muy humano relajar la concentración. Necesitamos que nuestra mente descanse. Pero ahí está también la trampa. Si no cuestionamos esas lógicas (que algún día se volvieron ilógicas) entonces no es tan raro que la gente te diga que las cosas las hace porque sí, porque así se hacen aquí. Y tú, que llegas de fuera vuelves a sorprenderte con la tolerancia que muchos humanos acabamos desarrollando con la ilógica. ¿Sentido común? Eso es la otra ventanilla. Aquí, insisten, las cosas se hacen porque sí. Vuelta a la casilla cero del juego de la oca.

Artículos relacionados

40 comentarios

David Sánchez 23/10/2015 - 10:57

Hola Julen,

replantearse el cómo hacer las cosas implica dos cosas que la mayoría de la gente considera potencialmente «peligrosas»: pensar y cambiar. Pero son dos aspectos tan imprescindibles que se vuelven inevitables.

El porque sí ya no vale. Te mata lentamente, sin darte cuenta y cuando la capacidad de reacción es menor o estás en peores circunstancias para hacerlo.

No obstante, ¿cada cuanto tiempo hay que mirar al peligro a los ojos?. ¿Cada cuanto tiempo hay que desafiar la realidad actual?. ¿Cada cuanto tiempo hay que cuestionar el porque sí?. Hacerlo constantemente tiene un coste importante de cordura como bien dices y entonoces… ¿qué hacemos?

Como siempre, gracias por invitar a la reflexión

Responder
Amalio Rey 23/10/2015 - 14:11

Terriblemente simple. Es asi y punto. Por cierto, te noto cada vez más GTD-oriented, ¿será la edad?

Responder
alberto 23/10/2015 - 15:04

Lo peor es que no se trata de la empresa sino de cada uno de nostros

Responder
Julio 23/10/2015 - 18:26

Lo trágico.es que lo hacemos el 98% de las empresas

Responder
Juanjo Brizuela 24/10/2015 - 09:26

Si es que somos como un típico rebaño de ovejas, la verdad.
Estamos perdiendo el sentido crítico más de la cuenta. UUf lo que nos queda por hacer.

Responder
¿Te entretiene tu trabajo? ¿Debería hacerlo? | Consultoría artesana en red 14/01/2019 - 07:17

[…] desapareció, Las modas del management, La propiedad del trabajo, del capital y del conocimiento o Cuando una empresa pierde el sentido común. Sí, es uno de los temas recurrentes en mi reflexión sobre las organizaciones. Es evidente que […]

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.