Experiencia de compra: Orbea Campus BCN

by Julen

Orbea Campus BCNExperiencia de compra. Experiencia. Crear un algo que haga especial la forma en que nos relacionamos con la marca. El punto de venta reconvertido en paraguas de un vínculo que quiere extender su abrazo. Orbea ha abierto en Barcelona Orbea Campus BCN, una idea que va en línea con la de otros muchos establecimientos que envuelven el acto de compra en una marejada de sensaciones. El tiempo dirá en qué se convierte este proyecto. Ya publicamos un primer artículo hace algo más de un mes. Profundizamos ahora un poco más.

Desde luego que Orbea Campus BCN tiene que ver con la percepción de marca y también con el acto de compra. En el fondo se trata de conseguir crear una atmósfera donde los atributos de marca viajen a gusto. Y de ir al encuentro de los usuarios y potenciales clientes de una forma diferente. Es una plataforma sobre la que deben suceder acontecimientos que canalicen el interés y catalicen (valga el juego de palabras) la venta.

Claro que lo fácil, hasta cierto punto, es el envoltorio. Con ello me refiero al local físico. Ahí deben entrar en escena quienes saben de estas cosas, un trabajo muy especializado: seducir, arropar, provocar emociones, conectar, hacer de vehículo… El acto de compra es uno de los que forma parte del conjunto. Lo que importa de verdad es el movimiento. Tomando prestado un anglicismo, diríamos que lo que importa es el flow. ¿Cómo conseguir un flujo de actividades que envuelvan a la gente apasionada de la bicicleta?

Y aquí llegamos a la conformación y dinamización de comunidades. Requerirá trabajo offline y online. Los vínculos están ahí, pero sintonizar en la calidad y cantidad idóneas no deja de ser un cierto arte. Y cuidado, porque es un trabajo hercúleo. De constancia, de interacción, de diálogo, de búsqueda de lazos fuertes y débiles. Una cuestión de sensibilidad, de juego en el plano emocional. Me viene a la cabeza lo que Lipovetsky ha escrito sobre el capitalismo artístico y las propuestas estéticas.

Orbea Campus BCN representa los nuevos tiempos donde la compra se carga a la vez de compulsión y razón en una paradoja que se enrosca como una espiral interminable. Nos gusta sentirnos colectivamente de algo. Pero nos gusta también la individualidad. Somos ciudadanía en Internet pero también en el contacto íntimo y directo respecto a nuestras pasiones. Comprar pero ir mucho más allá de la simple compra. Un vínculo que se moldea con gente enamorada pero también con infieles. Un magma complicado de canalizar.

Seguiremos ese proyecto como punto de encuentro. Expectativas altas. Eso siempre es un problema 😉

Artículos relacionados

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.