Monitorizar el cuerpo: David Spine Concept

by Julen

David Spine ConceptTenía pendiente escribir este post desde hace tiempo. Más en concreto desde el 21 de enero de este año. Ese día pasé por el polideportivo de Aretxabaleta donde Asier Viteri, de Athlon, me enseñó la embarcada en la que andan metidos: David Spine Concept. ¿De qué estoy hablando? De la aplicación de un método que es capaz de monitorizar con precisión nuestro movimiento para recuperar o prevenir lesiones (aunque supongo que puede tener otras aplicaciones). En el caso concreto de cómo lo enfoca Athlon, hablamos de lesiones de espalda.

El concepto es simple: piensa en las típicas máquinas de un gimnasio. Ahora suponte que eres capaz de inmovilizar prácticamente todo el cuerpo excepto la zona del cuerpo implicada en el ejercicio de que se trate en cada caso. Pues bien, lo que haces es medir con precisión esos movimientos e introducirlos en un software que te «controla» el progreso. Vamos, la típica aplicación que utiliza datos masivos y reporta feedback para guiar el proceso de recuperación de una lesión.

Cuando estuve allí le comenté a Asier que escribiría un post. Bueno, ha pasado un poco de tiempo, pero como ando ahora bastante enfrascado en lecturas relacionadas con Big Data, no me cabe duda alguna de que David Spine Concept utiliza la misma lógica. Medir con detalle y explotar los datos para tomar decisiones. No hay otro secreto.

Eso sí, el tema me conduce a una reflexión. Yo soy de los que usa pulsómetro desde hace muchos años cuando salgo en bici. De hecho sería capaz de darme la vuelta para cogerlo si veo que no lo llevo encima. Estoy muy habituado a obtener retroinformación de esa pantallita. En realidad, ya sé si soy voy fuerte o en plan Verano Azul sin necesidad de ese bicho, pero me reconozco un tanto esclavo de esos números. Aunque no soy de los que «entrena» con tablas basadas en series respecto a la frecuencia cardíaca máxima, sí que me siento cómodo conociendo esa información.

De hecho sí que me siento bastante atrapado por la cantidad de datos mi GPS+pulsómetro, un Garmin Edge 810. Me resulta entretenido repasar las salidas que he realizado. Todas ellas quedan a mi disposición en mi sitio web de Garmin, supongo que para cultivar mi ego y de paso compartir lo que quiera con el mundo mundial. Todo basado en datos masivos que parten del aparato que llevo instalado en la bici: altimetría, tiempos, frecuencia cardíaca, velocidad, cadencia, temperatura, ascenso acumulado… Datos y más datos.

La reflexión que me hago es: ¿todos esos datos acaban haciéndome su esclavo? ¿Entramos en una relación perversa donde la información se apodera de mí y me conduce a comportamientos convulsivos? Sé que exagero, pero veo esto de los datos masivos en el filo de la navaja. Hay riesgo de cortarse, vaya si lo hay. Dicho lo cual, lo de David Spine Concept no deja de ser un muy buen invento para recuperar lesiones. Al menos es como yo lo he entendido. Datos everywhere 😉

Artículos relacionados

14 comentarios

Isabel 15/03/2014 - 08:36

Y yo que siempre me digo que tengo que estrenar el pulsómetro que he comprado hace dos años…
Los datos siempre han sido golosos, la cuestión es observar si al tenerlos evaluamos o modificamos, de ser el caso, comportamientos. Y me da que esa es tu interpretación 🙂

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.