¿Cuánto pagas por mis datos personales?

by Julen

hidden faceHace ya tiempo que muchas empresas construyen su oferta de productos y servicios a partir de nuestros datos. Lo pueden hacer por vías legales o ilegales. El caso es saber quiénes somos y qué hacemos. Segmentar el mercado y dirigirnos una oferta personalizada pasa necesariamente por manejar esa información. Así que casi todas las empresas andan hurgando en lo mismo. Unas con quienes son ya sus clientes y la mayor parte de ellas con quienes querrían que lo fueran.

Hoy en día gestionar nuestros datos es una labor extenuante en la que tampoco tenemos garantizado el éxito de conseguir que se queden en privado (si es lo que queremos). La cantidad de veces que no hemos leído las condiciones de usuario nos hace vulnerables a ser tratadas como mercancías por diversas empresas que nos proveen de servicios. Lo gratis ha arrasado: daba igual que fuera una sardina a la plancha en las fiestas del pueblo o una cuenta en Twitter. Como es gratis, voy y lo hago. Da igual que no te gusten mucho las sardinas o que no tengas claro para qué usar Twitter. Es gratis, idiota.

El caso es que, como hay tal tonelaje de datos personales flotando en Internet producto de esta extraña extimidad de los tiempos modernos, ahora las empresas se plantean diferentes modelos de negocio para tratar con ellos. Hoy en día «vender datos personales» devuelve en Google más de 7,5 millones de resultados. Claro que si lo pones en inglés, solo te devuelve «aproximadamente 293 millones de resultados«. Vamos, que no te quepa la menor duda, no veas el negocio que hay detrás de todo esto.

Por eso, entre las diferentes alternativas para construir negocio, ya hay quien le ha dado la vuelta a la tortilla. Según informan en MIT Technology Review, la edición en castellano de su homónima en inglés, ya tenemos la propuesta de Datacoup una empresa que nos ofrece dinero por entregarle los datos personales:

Datacoup está haciendo una prueba en fase beta en la que la gente recibe 8 dólares mensuales (unos 5,8 euros) a cambio de acceso a una combinación de tus cuentas en las redes sociales como Facebook y Twitter, más las transacciones de una de tus tarjetas de débito o de crédito. La start-up de Nueva York (EEUU) piensa ganar dinero cobrando a las empresas por acceder a las tendencias derivadas de esa información después de quitarle todos los detalles personales.

A lo mejor hay que ser práctico y venderse al demonio. Ya que me los están cogiendo robando, que venga alguien y me ofrezca dinero por ello, ¿no? En fin, llámalo Big Data o manicomio. La consigna es clara: tus datos son mi negocio y estoy dispuesto a conseguirlos, por la buenas o por las malas.

Artículos relacionados

4 comentarios

Manel [cumClavis] 17/02/2014 - 10:50

Se demuestra continuamente que sea lo que sea que se exponga a la intemperie durante un tiempo, es susceptble de que le salgan hongos. Hay un aspecto fúngico en la naturaleza humana que no está del todo controlado…

Responder
Julen 23/02/2014 - 07:32

Será que una vez expuesto el dato es un bicho mutante 🙂

Responder
Isabel 17/02/2014 - 19:24

Al ritmo que evoluciona el empobrecimiento mundial, me ha dado por pensar en una inmensa burbuja de datos de moribundos. Pero seguro que de ahí salen nuevos nichos de mercado. Igual está en los hongos que dice Manel. O puede que todos terminemos criando malvas…

Sin duda el análisis de tendencias es una oferta de más valor, pero las tendencias hoy en día son muy efímeras. Salvo la del empobrecimiento mundial.

Responder
Julen 23/02/2014 - 07:32

Nuestros datos, Isabel, es la carnaza que alimenta a los cocodrilos.

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.