Cadáveres sin enterrar y basura digital

by Julen

Kulusuk cemeteryAyer estuvimos Mikel Sánchez y yo realizando un taller sobre trabajo colaborativo en la Fundación Ellacuría (en breve veréis nuevo sitio web, por cierto). Como tantas otras veces nos pusimos manos a la obra para tratar de encontrar sentido al uso de herramientas digitales. En un mundo con exceso de oferta hay que comprender la utilidad y decidir que sí, que es una opción interesante la de invertir cierto tiempo en mejorar nuestras habilidades para manejarlas bien. A veces, no obstgante, casi me parece una cuestión de fe. Lo digo como lo pienso.

Tras terminar la sesión estuve repasando algunos documentos y sitios que abrimos para darles cristiana sepultura. Al hacerlo estuve pensando en algo de lo que suelo hablar de vez en cuando al referirme a los contenidos en Internet: consecuencia de nuestro uso caótico, Internet está lleno de cadáveres sin enterrar. Son sitios o documentos que orbitan por el hiperespacio abandonados por quienes los crearon. Auténtica basura en la que nadie se fija y que supongo ocupará un bueno número de yottabytes. A mayor gloria de Santa Tecla, patrona de la informática.

Dominar herramientas en Internet, reconozcámoslo, a mucha gente le da pereza. Digo en cuanto un aprendizaje serio y un uso racional. Todo empieza por nuestras cuentas de usuario en cada uno de los servicios que queremos utilizar y sus trampas para conocernos. Venga usuario, venga contraseña. Te doy un servicio y tú me das una porción de tu vida a cambio. Es una transacción que antes no existía. No me pagas con dinero sino con información de lo que haces y quién eres. Haz click en acepto las condiciones de usuario. Y lo hago. ¿Gratis?

Además, resulta que, como nos dice F.Manuel en un artículo reciente de Genbeta, el 61% del tráfico mundial en Internet no es humano, según un estudio de Incapsula. O sea, que junto a los cadáveres digitales incorruptos que se conservan como el primer día, los bots esparcen toneladas de basura. Vale, según el estudio parece que hay también contenido «bueno» que los robots producen. Pero a la vez se indica que puestos a empozoñar Internet los bots siguen haciendo su agosto suplantando identidades. Vaya tela.

Así que cuando miramos lo que hoy en día es Internet, ¿qué le decimos a un simple mortal de todo esto? Una opción es callar. Que haga y se olvide. Que mejor no saber. Bien, que no se preocupe, que el mundo es así, que hay mierda esparcida por arrobas pero que también hay un lado bueno, un lado amable. Los grandes solo quieren que dejemos cuantas más migas mejor. Cuanto más produzcamos y lo dejemos en órbita debe ser mejor. El caso es que desde el punto de vista de eficacia y eficiencia uno se lo cuestiona. Y no te digo nada de la (falta de) ética.

Pues eso, ¿tienes muchos muertos sin enterrar orbitando por Internet? No seas mala gente. Tu perro no lo haría contigo. Dales sepultura, por favor.

Artículos relacionados

1 comentario

Aitor Bediaga Escudero 17/12/2013 - 09:19

Julen, supongo que eso es lo que quieren las grandes… que creemos y no borremos. Este post me ha recordado un lema que tenía Gmail en sus inicios: «Olvídate de eliminar los mails». Todavía me sorprende gente que elimina los mails del Gmail… A lo que yo respondo: «Pero si tienes sitio de sobra! ¿Para que lo eliminas?» Vamos… que tengo un síndrome de diogenes en potencia… 😉

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.