Agresividad tecnológica

by Julen


Una de los ejes principales en torno a los cuales suelo escribir es la necesidad de acercar humanos y tecnología. Este eje tiene, a su vez, varias líneas por las cuales se desplaza:

  • cualificación de las personas
  • interfaces amigables de las tecnologías
  • contribución real de las tecnologías a resolver problemas…

Entre estas líneas, además, hay otra que a veces difícil de explicar, pero que tiene que ver con la amabilidad de la forma en que se presentan las tecnologías.

Ya he escrito antes sobre lo que llamo «aprendizaje amable«. Algo muy alejado, me temo, de la situación de constante bombardeo tecnológico en que vivimos. En mi caso asisto atónito al espectacular número de entradas que muestra Genbeta. Decidí en su día suscribirme un blog techie con la idea de saber qué se cocía de nuevo referente a software y a Internet. Y debo decir que, tras varios meses suscrito, estoy absolutamente sobrepasado.

A veces tengo la sensación de que suscribirse a uno de estos blogs -para mí una especie de servicio público- es reconocer la agresividad del mercado tecnológico. Supongo que es lo más parecido a un spam que ha sido generado por uno mismo. El caso es que ahora ya sé dónde me he metido. No es cuestión de ponerse a llorar. Pero, si traslado la escena para que en ella entre un directivo/a cualquiera de una empresa cualquiera, supongo que me diría que le deje en paz, que ya está bien de joder con tanta herramienta, que esto no hay quien lo aguante.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Una tentación es cerrar la ventana para que no entre la mierda (perdón, es sólo un símil). Sí, cerrarla bien cerrada, porque bastante tengo con usar bien lo que tengo. Pero no, mucha gente no la cierra. En parte parece un síntoma de nuestros tiempos: el mundo está hiperinformado. Cada pocos segundos surge una nueva aplicación. Cada pocos segundos surge un nuevo producto que lava más blanco. Y venga, uno detrás de otro. No hay manera de pararlo. No hay solución: si cierras la ventana, puede que pierdas la gran ocasión. Al no haberte acercado a la estación, pasó el tren bueno, el que tú querías.

Bueno, pero sí que hay esperanza: usar a los amigos/as techies. Quizá sea más recomendable delegar en alguien que te entiende y del que conoces su pericia para separar el grano de la paja. Porque si quieres ser tú quien se entere de todo abriendo la ventana, puede que estés en riesgo de padecer estrés autoinducido. Infoxicado hasta la médula, incapaz de leer lo que entra por la ventana, claudicas y tu sistema inmunológico se vuelve loco. Candidato a consumir prozac y derivados.

Las tecnologías de la información son agresivas. Lo son por el constante bombardeo a que nos someten. Lo son por su permanente fase beta (que algo malo tiene que tener). Lo son por su atomización, por una complejidad provocada por los cientos de categorías en que pueden ser clasificadas. A mucha gente tiene que provocarle necesariamente aversión. «Es una locura» puede ser una frase muy representativa de este mundo tecnológico loco loco loco. Y si percibo tu agresividad, si me bombardeas, me defiendo. Es lógico que mucha gente quiera cerrar la ventana, por muy respuesta típica del yo-niño que parezca.

Technorati tags |

Artículos relacionados

4 comentarios

Nice 05/02/2007 - 09:32

Yo siento la misma sensación de sobrepasamiento, pero sin haberme suscrito a la fuente, simplemente por lo que llega de esas amigos technies que lo filtran o de las aplicaciones que veo que usáis. Ante esta avalancha de platos (parece esto un banquete nupcial), ¿no se trataba de disfrutar de la comida?

Responder
Virginia 05/02/2007 - 12:39

Debe ser un mal común. Me siento atrasada por completo, durante años fui la que más sabía de esto y ahora te das cuenta que te has anquilosado y que mucha gente usa cosas que tú ni has olido. No sé en qué momento me paré. Quizás mi vuelta a la carrera tenga que ver con esto. Aunque allí ya sé que lo más que me enseñan es teoría.

Responder
Wilhelm Lappe 06/02/2007 - 04:36

Yo lo leo y me guardo en del.icio.us muchas de ellas, luego realmente utilizo pocos, las dejo en reserva.

Ahora impresiona la cantidad de servicios que ya utilizamos y lo complicado que se hace reinstalar un ordenador.

Demasiadas aplicaciones y demasiado esfuerzo para que la mayoría caigan en el olvido. Me temo que es el precio que hay que pagar por tener cosas realmente útiles. Yo hace 3 años no utilizaba nada de lo de ahora (toda la web 2.0 si lo queremos llamar así) y de alguna forma me fuí enterando.

Ahora asustar asusta a cualquiera.

Responder
Julen 06/02/2007 - 05:12

nice, me parece que estamos en los entrantes…
Virginia, por lo menos tú estas en contacto «cotidiano» con este mundillo. Juegas con ventaja 😉
willhelm, ¿cuántos llevas ya en del.icio.us? Yo también me cree una categoría para software, pero la abandoné hace tiempo. Algún día de estos tengo que echarle un vistazo a lo que dejé allí. Lo mismo hay cadáveres… je je.

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.