Otras políticas: mecánica de bicis «solo para mujeres»

by Julen

No hace mucho tiempo surgió un debate muy interesante en un grupo privado de Facebook del que formo parte: Ciclismo sin prisa. Todo surgió a cuenta de que el administrador del grupo compartió información sobre un curso de mecánica de bicis «solo para mujeres». La iniciativa partía de Rutas Pangea, uno de esos proyectos que, si no existiera, habría que inventarlo sí o sí. Detrás del curso estaba, por supuesto, Jezabel Ramírez Uña.

Pues bien, escribo este post a cuenta de una reflexión que el bueno de Amalio Rey compartía en su Facebook1Amalio, ya puedes perdonar, pero tus posts, sean en el blog o en Facebook, dan mucho juego 😉. Tenía que ver con el encuentro «Otras políticas» que impulsaron Ada Colau, Mónica García, Mónica Oltra, Yolanda Díaz y Fátima Hamed en Valencia hace unos días. Por supuesto que el simple hecho de que se trate de una iniciativa en cuya foto de cabecera solo aparecen mujeres —y con una perspectiva evidentemente de izquierda— ha servido para generar un río de comentarios de todo tipo.

La historia es la que es. Hemos llegado hasta aquí a través de una sociedad patriarcal que ha priorizado unos determinados valores. La hegemonia del hombre frente a la mujer no creo que se pueda poner en entredicho. No hay paridad. La desigualdad es evidente en muy diferentes órdenes de nuestra vida. Las mujeres han estado dedicadas durante muchos años sobre todo al trabajo en el hogar y a los cuidados. Eso ha hecho que quedaran en gran parte invisibilizadas.

Cambiar el rumbo de la sociedad en este aspecto es complicado. Primero, porque quienes hemos vivido de privilegios quizá no tengamos la sensibilidad suficiente para asumir lo que nos toca. Segundo, la transición no es fácil que sea «ordenada» puesto que conquistar cuotas de poder para arrebatárselas a quienes tradicionalmente las han detentado nunca ha sido sencillo. Y tercero, hay ocasiones en las que habrá que «apretar» para llegar a la paridad. Me refiero al hecho de que a veces no se puede actuar con la lógica del paso a paso y del cambio incremental. De vez en cuando convienen actos simbólicos, de potente significado, para hacer caer en la cuenta de dónde estamos todavía y de lo que queda por hacer.

En el caso del taller de mecánica para mujeres al que me refería al principio de este post, el grupo de Ciclismo sin prisa sirvió para acoger un debate en el que aparecieron argumentos en defensa y en contra de esa iniciativa. Mi primera reflexión tuvo que ver con la pregunta de por qué a estas alturas de partida, hay mujeres que prefieren juntarse entre ellas para aprender de mecánica de bicis. Están buscando un entorno seguro, donde sientan que la variable de género no condiciona su participación. Es, simplemente, una forma de generar un espacio amable. Forma parte del camino hacia —espero— otros modelos. La situación es tal que ellas siguen percibiendo que necesitan ese espacio. Perfecto.

¿Qué problema tengo yo, como hombre, en que ellas quieran hacer su taller con solo mujeres? Es un paso que hay que dar. Y mientras ellas convocan su taller, yo tendría, como hombre, que ver qué es lo que en mi mano está para que ellas no sientan la necesidad de gestionarse ese espacio de seguridad alrededor.

¿Iniciativas como «Otras políticas» generan rechazo, sobre todo entre los hombres? Pues claro que sí. Entre ciertos hombres que sienten que su rol preponderante va a menos. Entre otros, nada de nada. A mí no me genera rechazo alguno. Yo querría que tuviéramos muchísimas más dirigentes que fueran mujeres. ¿Ellas gobernarían solo para las mujeres? Quizá antes hay otra pregunta: ¿los actuales dirigentes —es decir, los hombres de ahora, los de verdad, los que mandan y cortan el bacalao— están gobernando, por ser hombres, solo para los hombres?

¿Cómo llegamos a la paridad? ¿Porque los hombres que gobiernan van cediendo, gota a gota, cotas de poder? Puede ser. Pero a lo mejor a más de una mujer se le acaba la paciencia. La violencia machista sigue presente en nuestra sociedad y la discriminación por género se repite en muchos ámbitos. ¿Es una cuestión de progresar décima a décima en las estadísticas? Insisto, puede que haya que buscar, también, otras maneras. Creo que «Otras políticas» es una oportunidad de explorar una vía que a mucha gente nos puede ilusionar. Desde otro ángulo, con una perspectiva diferente a la que se ha empleado hasta ahora.

¿Quién está en la foto? Todas mujeres. Se habla de un nuevo liderazgo. Habrá que ver hasta qué punto este movimiento es capaz de poner sobre la mesa valores y principios que sintonicen con nuestra idea de justicia social, de progreso, de sostenibilidad, de compromiso y corresponsabilidad. Yo, desde luego que no siento rechazo alguno. Muy al contrario. Ya vale de modelos testosterónicos de gestión. ¿Qué nos puede pasar? ¿A lo mejor los trabajos relacionados con los cuidados comienzan a escalar en su valoración frente a los trabajos de gestión empresarial? ¿A lo mejor vale tanto o más una cuidadora que un ingeniero aeronáutico?

Se argumenta que una foto solo con mujeres excluye a los hombres. Se argumenta que un curso de mecánica para bicis al que solo pueden acudir mujeres excluye a los hombres. ¿Tanto nos molesta que, en el camino, ellas tengan su lugar para avanzar en su propio empoderamiento? ¿O se lo tenemos que dar nosotros, los hombres? No, ellas tienen que andar su camino y no seré yo quien comience a ponerme finolis con fotos sin hombres. Porque no es lo mismo una foto en la que no hay paridad porque refleja, simplemente, la sociedad patriarcal en que vivimos, que otra en la que, intencionalmente, por determinada razón, se reúnen solo hombres o mujeres.

Conste que en este asunto hay una cuestión de límites de la que conviene hablar. Me voy al símil de la cuestión nacionalista. Este es otro buen jardín, ¿verdad? Bueno, si queréis, me voy a la época de las colonias (en parte todavía existente, mal que nos pese) para tomar un poco más de distancia. ¿Quién debe decidir sobre independizarse del conjunto más grande? Vete a mediados del siglo XX. Para decidir si en Botsuana nos independizamos de la metrópoli… ¿organizamos una votación en la que participen también quienes viven en el Reino Unido? No, decide el territorio que se quiere independizar. ¿Te parece lógico? Pues piensa, por cierto, en lo que pasa con nacionalismos no resueltos por vía democrática. Hay decisiones cuya diversidad, en determinados momentos, necesita límites.

En la actualidad hay lugares de mujeres y solo mujeres porque se debe progresar en conquistar la paridad. Mientras esta no llega, toca actuar en planos diferentes: medidas incrementales y medidas disruptivas. Las primeras las toleramos (algunos más y otros menos, porque ya se sabe que hay un cierto colectivo que no ve que existe, por ejemplo, violencia machistaen ese país). Las segundas nos disparan a la línea de flotación. ¿Me siento atacado en mi condición de hombre porque mujeres —y solo mujeres— se organizan para poner en marcha otras políticas? Ni mucho menos. Bienvenidas sean, visto lo visto con el género masculino que hasta ahora ha estado ejerciendo el poder.

  • 1
    Amalio, ya puedes perdonar, pero tus posts, sean en el blog o en Facebook, dan mucho juego 😉

Artículos relacionados

5 comentarios

Jose Angel Colinas Santos 17/11/2021 - 09:49

No puedo estar más de acuerdo con tus reflexiones, Julen. Suscribo.

Responder
Julen 18/11/2021 - 05:37

Me alegro 🙂

Responder
Amalio Rey 17/11/2021 - 15:35

Julen, me me gusta tu post porque es binario: o rechazas o aplaudes. Tampoco me gusta porque no considera ninguno de los argumentos que te expuse en la conversación de Facebook sobre la legitimidad de la representatividad que debes exigir en política, y no en un taller de bicis. Lo leas, me repito, y parece que solo puedes militar en el sector feminista incondicional y sin matices, o eres de los que rechazas cosas porque tienes un trasfondo machista. No me identifico con ninguna de las dos posturas, ni de lejos. Entiendo perfectamente lo del taller de bicis, pero no lo de una propuesta de liderazgo político (y democrático) de «solo mujeres». ¿Es tan difícil entender eso? ¿Es tan difícil reflejar esos matices al plantear analogías como las que planteas? ¿Crees sinceramente que vamos a cambiar un problema enconado con fotos como esas? ¿Vamos a replicar fotos monocolor, que no respetan la paridad, pero ahora con mujeres? No se, hay omisiones que no explican.

Responder
Julen 18/11/2021 - 06:00

Bueno, pues a afinar argumentos. El taller de mecánica de bicis «solo para mujeres» y una propuesta como la que llega vía «Otras políticas» tiene que ver con momentos de lucha para avanzar en un proceso de conquista de derechos por parte de las mujeres para que no se las discrimine. Y la realidad hoy es que existe esa discriminación. Tenemos datos en salario, en tiempo dedicado a cuidados, en algortimos de inteligencia artificial, en violencia de género (brutalmente del hombre contra la mujer y mínima en el caso contrario). Es decir, con lo que se viene haciendo, el progreso (quiero pensar que lo hay) puede que no sea suficiente. Así que toca hacer empatía.

¿Cuánto hay que esperar para continuar por la vía de las mejoras incrementales? La foto representa un momento de la lucha para cambiar las cosas. ¿Qué problema representa para ti y para mí? Vamos a esperar a ver qué rechazo genera entre los hombres. Ya te digo que, en mi caso, ninguno. Y efectivamente, milito en el «sector feminista incondicional y sin matices». Me has definido muy bien. No creo que haya otra opción si queremos progresar hacia una paridad real.

¿Qué problema habría en que nos gobernaran mujeres? ¿Gobernarían solo para ellas? Es imposible. El mundo no es solo de hombres o de mujeres. Pero esto no quiere decir que en un momento dado no haga falta un volantazo para que, efectivamente, las políticas dejen de ser lo que han sido hasta ahora: algo que no ha conducido a resolver la discriminación de la mujer. Y como te decía en Facebook, Amalio, quédate con las cifras de la realidad que tenemos delante. Son dramáticas.

Responder
amalio rey 17/11/2021 - 15:37

Quise decir al principio que NO me gusta…

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.