La Balco y la General

by Julen

Nací en 1964. Así que, de pequeño, veía cómo los hombres trabajaban en los talleres y las mujeres en las tareas del hogar. Con excepciones, claro, pero esa era la norma. Nuestra casa quedaba a escasos dos kilómetros de Galindo, donde se ubicaban, entre otras, dos grandes fábricas: la Balco y la General. Todos llamábamos así a la Babcock Wilcox y a la General Eléctrica Española. Mi abuelo, además del trabajo con los animales y la huerta, trabajaba en la Balco, como tantos otros hombres de la zona.

El barrio de Galindo otro mundo. Uno no sabía si las fábricas estaban allá o si era el barrio el que estaba dentro de las fábricas. Tras subir el Alto Garay, la carretera bajaba hacia Salcedillo, poco antes de llegar, por fin, a Galindo, el barrio de los dos mastodontes industriales. Por allí pasaba el tren y las fábricas, por supuesto, tenían su estación y su paso a nivel con barrera, primero con guarda y luego ¡automático! Funcionaba fatal.

Los miles de trabajadores dejaban su huella en el tráfico de la carretera que pasaba por delante de nuestra casa. Aquel modesto asfalto sufría diariamente dos acometidos bestiales: por la mañana, a la hora de la entrada, y por la tarde, a la de la salida. Nosotros, sentados en las escaleras de casa, mirábamos pasar los autos, un auténtico deporte en aquella época. Mi madre con la radio encendida, escuchando Elena Francis, y mi hermana y yo, sin más, contando colores, matrículas o lo que fuera de aquellos vehículos.

Las fábricas de la Balco y de la General se convirtieron en emblema de una época. Por su dimensión y por el empleo que generaron se quedaron a vivir en nuestra memoria. Los viajes al economato de la Balco, por ejemplo, pasaron a formar parte de mis aventuras de niño. Eran pequeños pueblos a escala, con muchos servicios en sus instalaciones. Representan, no cabe duda, una forma muy diferente a la actual de entender la relación de las personas y sus ocupaciones profesionales. Son simple pasado. Todo ha saltado por los aires.

Imagen de Peter H en Pixabay.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.