Blanco inmaculado, de Noelia Lorenzo Pino NovelaNegra #58

by Julen

Esta es la tercera reseña de una novela de Noelia Lorenzo Pino que publicamos en este blog. En este caso, tras Chamusquina y Animales heridos, lo hacemos con su última publicación, Blanco inmaculado. Esta vez se estrena con una nueva pareja de ertzainas. Digo «nueva» porque hasta ahora eran Eider Chassereau y Jon Ander Macua sus protagonistas. Pues bien, en este caso les toman el relevo Lur de las Heras y Maddi Blasco. Eso sí, en el texto nos encontramos alguna referencia a Eider y Jon Ander. No es cuestión de dejarlos en el olvido.

La trama gira en torno a una comunidad —con aires de secta— asentada en un caserío en los montes que rodean Irún. Allí se ha producido un asesinato y, a pesar del lamentable estado de salud de Lur, sus colegas recurren a ella para que trabaje en la resolución del crimen. Nada más comenzar la investigación se cruza en su camino la patrullera Maddi y entre las dos conformarán la pareja que se encargará de la investigación. Bueno, y algún que otro compañero con el que surgirá el conflicto.

Como ya me sucedió con las anteriores entregas de Noelia, son textos que se leen con facilidad. Entran, desde luego, en mi particular categoría de lecturas compulsivas: desde que cojo la novela hasta que la dejo no pasan más de dos o tres días. Ojo, que son casi 400 páginas. Pero tengo la sensación de que la autora ya ha dado con los resortes para saber construir un guion ameno. Tampoco diría que estamos ante un argumento de acción trepidante. Hay muchas paradas para ir sabiendo de la complicada vida de pareja de Maddi o de los achaques de salud de Lur, además de detenerse de vez en cuando en las envidias dentro de la profesión en el seno de la Ertzaintza.

Decía antes que es en esta comunidad/secta, los Fritz, donde sucede el asesinato. Sus ingresos proceden de la confección de prendas de calidad, con el color blanco por protagonista. La investigación se enfrenta al hermetismo de sus miembros. La jerarquía manda y cada cual calla hasta donde su rol se lo exige. Poco a poco, al profundizar en los hechos, surgirá un secreto diferente que explica lo que sucedió.

En fin, como te decía, yo me la he ventilado de un tirón. Esta nueva pareja de la autora, con dos mujeres policías como protagonistas, puede dar juego, de eso no hay duda. Si Eider Chassereau y Jon Ander Macua lo hicieron en cinco novelas, quizá Lur de las Heras y Maddi Blasco puedan protagonizar otras tantas. El tiempo lo dirá. Por cierto, la novela está publicada en Penguin Random House, ahí es nada, una de las grandes editoriales a nivel mundial. Y para terminar esta reseña, mencionar el detalle de su dedicatoria:

A Javier Abasolo, el jefe de los Txapel Noir. Solo espero que supieras lo mucho que te apreciaba. Gracias por tanto, compañero.

Artículos relacionados

1 comentario

Iñaki+Murua 18/10/2022 - 08:32

Solo por esa dedicatoria merece leerse el libro 😉

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.