Repetición

by Julen

La rueda pasa exactamente por el mismo sitio. Da igual que yo lo quiera o no. No está en mi mano decidir. La rueda regresa al mismo lugar. Otra vez. Es difícil encontrar la explicación pero sucede. Mientras pedaleo voy dibujando líneas imaginarias que unen puntos sin sentido. ¿Qué más da un lugar u otro? Pero no soy yo quien lleva el control. La rueda, con su inercia, lleva las de ganar.

Al día siguiente vuelvo al mismo lugar. Repito la escena. La rueda admite entonces alguna que otra variante. Conoce bordillos, baches, hierbas que pugnan por conolizar el alquitrán. El polígono se esconde entre restos de patrimonio industrial. Y allí vuelvo de nuevo. Inhóspito, claudica ante un entorno que abraza el futuro. La rueda, sin embargo, insiste en volver a este lugar imposible. Y me lo dice.

No hay encanto alguno, no hay razones que me expliquen por qué debo ir. Es simple repetición, la recurrencia de itinerarios que no puedo explicar. Siempre pienso que debo pedalear más despacio, pero ahí también suelo perder. No es que me importe demasiado. Casi todo transmite degradación y olvido, casi todo perdió la batalla del progreso. Quizá ahí radica su fuerza, porque la tiene.

Mañana o algún otro día de estos volveré. En vez de pisar el monte, pisaré el fracaso de un presente que aguanta a duras penas. Al final, un viejo taller, edificio histórico escondido a las miradas de extraños, se deja querar. Pero la valla no siempre está abierta. Siempre que puedo, voy hasta allí. Lo miro, veo que sigue moribundo y me doy la vuelta.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.