Las palabras me escriben

by Julen

Las palabras me escriben, me cuentan sus cosas porque saben que me gusta escucharlas. De alguna forma se reconocen parte de este pequeño universo que compartimos desde hace bastantes años. Siempre están ahí, revoloteando, cambiando de lugar, lo quiera o no. Van y vienen, se enredan, se alisan, se atolondran. Son tantas y tan distintas que parece mentira que conformen, de vez en cuando, párrafos con sentido.

Al principio pensé que salían de mí, de un concienzudo trabajo por seleccionar las más adecuadas. Pero pronto comencé a sospechar que no era tan simple. A veces me levantaba de la cama y me las encontraba esperando. Sin saber muy bien por qué, algunas habían salido de sus escondites y venían a mi encuentro. Entonces a mí no me quedaba más remedio que proporcionarles vida pública. Ellas se habían organizado para que así fuera. Yo no hacía otro papel: tan solo era el vehículo para mostrar algo en lo que no había participado.

Me di cuenta de que en ocasiones las palabras querían hablar conmigo para llegar a algún tipo de acuerdo. Sabían que a mí me gustaba pasar rato con ellas. Habían pasado suficientes años como para que se dieran cuenta de mi buena voluntad. Aunque me extrañara ese rol tan activo, en el fondo me gustaba que tomaran sus propias decisiones. Sí, su autonomía, en cierto modo, me asombraba; pero no dejaba de apreciar su esfuerzo por ayudarme cuando hacía falta.

Hoy es el día en que las palabras me escriben de vez en cuando. Me explican cómo y por qué tengo que hacerles hueco. No es que que ocurra todos los días, pero rara es la semana en que no me encuentro con algún mensaje que claramente viene de su parte. Es entonces cuando me doy cuenta de que nuestra amistad es casi inquebrantable. Las palabras me escriben. Creo que no hay mejor manera de definir este pequeño misterio. No es tanto que yo escriba, sino que ellas, por decisión propia, me escriben. Hoy lo han hecho otra vez.

Imagen de Free-Photos en Pixabay.

Artículos relacionados

4 comentarios

Juanjo Brizuela 10/05/2020 - 12:47

olejefe

Responder
Julen 11/05/2020 - 06:11

Gracias, joven.

Responder
amalio rey 10/05/2020 - 15:21

Buen título del post y es rematadamente cierto. Las palabras son increíbles. Tienen vida propia. Por eso tengo mi blog y es lo único que he hecho de forma continuada tanto tiempo seguido, para que salgan. Me sorprenden ¿Y sabes una cosa? Me sorprenden más con una copita de vino o una birra. Expresan un Yo distinto. Tu eso te lo pierdes pero seguro que ganas en otras cosas

Responder
Julen 11/05/2020 - 06:11

Ya, poca gente disfruta de ser abstemia 😉

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.