Propósitos

by Julen

Propósitos: los tenemos pero también es cierto que parece no haber opción. Debes hacer el correspondiente ejercicio y tomártelo en serio. ¿Qué quieres de tu vida?, ¿cuál es tu proyecto personal?, ¿qué hay de lo profesional? No me digas que no te has hecho las preguntas. La ciudadanía en pleno siglo XXI viene de la mano de tu responsabilidad por ser mejor de lo que eres. No lo olvides, esperamos de ti lo mejor.

Te dejas caer por los pasillos de la librería. Allí están las estanterías de autoayuda. Son las encargadas de recordarte que no lo has logrado, que te mueves en un territorio repleto de errores y sin ese rumbo claro que deberías haber fijado a estas alturas de tu vida. Los libros se retuercen alrededor de mensajes a cual más pensado para que puedas recorrer el camino del descenso al infierno y saborear la receta de la superación personal. Ya ves que cada vez las estanterías acogen más ejemplares: has perdido, lo sabes.

De vuelta a la calle, intentas coger aire. La cabeza te da vueltas y necesitas un poco más de tiempo para asimilarlo. Cruzaste la puerta con la idea de quizá encontrarías un propósito, pero ahora de vuelta a la realidad, solo sientes que no puedes defraudar a toda esa gente que quieres. Necesitas progresar, pasar pantallas y cruzar sucesivas metas. Piensas que será difícil, pero no hay elección.

Aligeras el paso y la brisa se posa en tus mejillas. Relajas un poco los músculos y respiras hondo. La gente que se cruza contigo te mira. Te parece que saben lo que ha pasado. Llegaste a la búsqueda de respuestas y saliste con más preguntas. Sonríes, otra vez lo mismo. Algún día tendrás que dejar de jugar a ser quien eres, ¿no?

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.