El poder de las teorías erróneas

by Julen

la sed– Y por eso estamos aquí –dijo Harry inclinándose hacia delante–. Vamos a pensar de manera alternativa, ver otras posibilidades que al equipo de investigación de Katrine se le pasen por alto. Porque ellos ya se han hecho una idea de lo que ha ocurrido, y cuanto mayor es el grupo más difícil es apartarse de las ideas dominantes y sus conclusiones. Funciona como una creencia religiosa equivocada. Bueno… –Harry levantó la taza sin nombre–. Pues pueden equivocarse, y lo hacen constantemente.

–Amen –dijo Smith–. Sin doble sentido, eh.

–Así que sigamos con la siguiente teoría errónea –dijo Harry–. ¿Wyller?

La sed (Jo Nesbø, 2017)

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.