El párrafo imposible

by Julen

Todo parecía normal. Dentro de los estándares, la secuencia de acontecimientos obligaba a escribir aquel párrafo final. En cierta forma, era lo que no podía dejar de suceder. Simple, nada nuevo: era el típico párrafo que remataba el texto con los consabidos recursos que dejarían un buen sabor de boca en quien lo leyera. El comienzo y el final, alfa y omega, como siempre.

Las palabras estaban allí. Pero no había manera. Parecería que cada una de ellas se rebelaba contra la norma. Me exigían un esfuerzo desconocido hasta entonces porque jugaban al escondite. Sí, no había duda alguna de que andaban por allí, pero otra cosa era encontrarlas y que se ordenaran en una secuencia lógica. Nunca antes había tenido esa sensación. Las palabras se manifestaban en franca desbandada.

Probé a esperar y dejar que el tiempo recompusiera la escena. A fin de cuentas tampoco tenía prisa alguna. Pensé que las aguas volverían a calmarse y, como tantas otras veces, el párrafo recobraría su habitual fluidez. Sabía de antemano que las palabras no podían escapar de aquel texto. Así que con la certeza de que seguían allí, probé al de algún tiempo. Siempre solía haber un cuarto párrafo. No hubo manera.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.