Ahí fuera todo parece diferente

by Julen

El Teide nevado desde la casa La Punta

Al margen de que lo sea. O que solo lo imagine. Al margen de lo que la realidad se empeñe en decir. Ahí fuera algo ha cambiado. Como siempre, la luz. El azul, el verde, las plataneras. ¿Las palabras que definen los colores sirven? ¿Son los mismos colores? Tantos matices que me hacen dudar de las palabras. Las mismas palabras para hechos distintos. Percepciones o datos. Pero diferente.

El silencio es diferente. Y el rumor de las olas que insisten en golpear siempre en la misma playa. Sí, el silencio se escucha de distinta manera. Está presente más que en otros lugares. Es un silencio que admite más y mejor las idas y venidas del viento que que viene del mar. A escalones, la orografía también es diferente. Los alisios.

Desde arriba se observa fácil la estructura del valle. No hay lugar a dudas. Sabes de la diferencia en cuanto aterrizas. Lo ondulado se esconde y deja paso a lo abrupto. Cierto que domesticado por años y años de erosión. Debió ser tremendo algún día. Hoy en cambio ya no es igual. La civilización, qué cosas, la civilización. Y el tiempo, que todo lo puede.

Así que aquí dentro, mientras escribo, sé que todo esto es diferente. Ahí fuera y en mi imaginación. El rompecabezas sabe que necesita todas las piezas. Cuando te pones a ello agradeces la diferencia. El cuadro no tendría sentido si no fuera todo así. Allí y aquí. El sur de Islandia en su máximo esplendor. Como siempre, tan diferente.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.