Aislamiento

by Julen

.TDa igual mirar a un lado o al otro. Da igual. El mundo ha empequeñecido y solo sientes una minúscula parte de él. En realidad ni siquiera estás segura de que sea realidad. Buscas referencias. Levantas la mirada pero no hay nada que te consuele. Todo está ahí, frente a ti. No hay más. Tú te lo buscaste.

Así que ahora el tiempo parece encogido. Se agolpa en una espiral que arremete con violencia contra el centro. El remolino captura todo lo que encuentra a su paso. Da igual que sean recuerdos, realidad o esa mezcla imaginada que siempre te plantea dudas. Todo para dentro. Nada fuera. No hay manera de coger perspectiva. Eres tú y todo lo que suceda solo sirve para aumentar la presión.

Por momentos quieres pensar que hay solución, pero enseguida todo vuelve a estar como antes. Ese agujero que pareciste descubrir en tus defensas no era tal. Solo un respiradero para engañarte y hacerte creer que sigues enganchada a la realidad. Pues no. Todo está bien diseñado, no se escapa nada al guión establecido. Das otro paso, otro más y sigues ahí, en el mismo lugar desde el que partiste.

Por eso no hay nada ni nadie que pueda entenderte. Cuando caes por el barranco de tu mismidad no hay alternativa. Solo es cuestión de que te dejes llevar, de que respires con ritmo tranquilo. Porque tú sabes más que él. Sabes que estos momentos, más o menos largos, acaban por ceder. Solo se trata de probar tu paciencia. Un juego que puede parecer macabro pero al que te has acostumbrado. Lástima que te aísle tanto de la realidad. Lástima que creas poder salir de él.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.