Jayena – Nigüelas (3)

by Julen

img_1683Jayena languidecía por la tarde. Poca gente por las calles. Hasta que di con el motivo: bodorrio de sábado vespertino. Y ya se sabe, la casa por la ventana con las mejores galas para el día señalado. Un buen montón de gente arremolinada en torno a la iglesia, escondida entre callejuelas.

La hospedería es también típica de pueblo: sencilla, barata, atendida por toda la familia al completo. Como no tenía cobertura en el móvil ni conexión posible a Internet por segundo día, tuve tiempo de repasar cada rincón del pueblo. Los chavales me explicaron que Guadalinfo sólo abre de lunes a viernes, algo que a estas alturas era ya evidente. El señor que atendía en la frutería-carnicería-pescadería me quiso convencer de que no hacía calor. Y sentado en la terraza del bar de la pensión pude comprobar el comportamiento de celo excitado que acompaña a la adolescencia.

Ya camino de Albuñuelas, con los primeros rayos de luz, la subida que da comienzo a la etapa por la Sierra del Chaparral me encantó. Entre pinos se alcanzan los 1.300 metros de altitud. En la zona alta se alza tremendo el Pino de las Cinco Ramas. Antes, por cierto, recobré contacto con el mundo de Internet. El móvil volvía a servir para algo y twitteamos la señal indicadora del GR-7 por el que nos movemos.

La mole de Sierra Nevada, donde se observan varios neveros, aparece omnipresente a partir de esta zona. Desde arriba se retoma el GR-7 para comenzar una descomunal pista de bajada hacia Albuñuelas. Un pistón a ratos convertido en arenal y donde hay que hacer equilibrios para permanecer montado en la bici. La pista termina encajándose más y más en la Rambla del Cañuelo, hasta que se abre de nuevo en Albuñuelas.

En este pueblo había planificado entrar en directo en MQP. Media hora antes de las 11:05 ya estaba allí. Unas vueltas con la bici buscando un lugar tranquilo para charlar con Javier Vizcaíno y con buena cobertura. Por fin descubro un buen olivo que deja ver un par de antenas allá en lo alto. Efectivamente, cobertura máxima, otra vez el ¿progreso?

En un bar del pueblo pregunto por particulares que alquilen habitaciones. La referencia que me dan para esas cosas es hablar con «los de la inmobiliaria». Bueno, si ellos lo dicen. Pero aquí «la inmobiliaria» tiene nombre, como todas las cosas en los pueblos. Hay que preguntar por Adriano. Todo esto tiene que ver, claro está, con las gestiones que me encargó Fran.

Quedan quince kilómetros hasta Nigüelas, fin de etapa. Sendero GR-7 de nuevo, compañero del alma. Naranjos y paisaje diferente. Una vez que bajamos hasta el fondo del valle, todo va a ser sube que te sube. Quedan 400 metros de desnivel que a la una del mediodía es cosa seria. Paradita a reponer fuerzas antes de los últimos seis kilómetros. Qué maravilla esa costumbre de la tapa para acompañar la bebida: minirración de macarrones. ¿Será eso dopaje? No sé, pero de ahí a Nigüelas coser y cantar.

Aunque hoy sí, hoy llego más fundido que los días anteriores.No me digáis por qué. En esto la cabeza juega lo suyo. No obstante, toca «alojamiento rural con encanto»: La Alquería de Los Lentos, un buen nombre para pedalear por la ruta Transandalus. ¿Quién quiere prisas?

Mañana será otro día, entrando ya en la zona más conocida de Las Alpujarras granadinas. Haré dos noches en Capileira, desde donde quiero subir al Pico Veleta. Nos leemos.

Dejo acceso a la conversación con Javier Vizcaíno en MQP.

Distancia: 57,2 km
Sobre la bici: 4h 56m
Desnivel acumulado: 1.325 m

Artículos relacionados

7 comentarios

M@k, el Buscaimposibles 19/07/2009 - 21:45

Me encantan los nombres de los pueblos, son muy sonoros, como de literatura fantástica.

Responder
Moli 19/07/2009 - 22:47

¡ánimo, Julen que entras en unos paisajes, pueblos y gentes increibles!. Granada es una locura y las Alpujarras, ¡casi nada!… no te pierdas ningún recoveco entre calles, subidas, bajadas… los rincones hay que rastrearlos y buscarlos, hay muchos escondidos pero cuando los encuentras o te los tropiezas te dejan sin aliento.. y ya sabes, el que visita granada, siempre vuelve. Muxuak.

Responder
Amalio A. Rey 20/07/2009 - 10:55

¡¡Que bien te lo estas pasando, compañero!!
Envidia sana, la mia… jjj.
Me encanta el relato, el tiempo que estas dedicando a contarnos cosas. Eso de ir «solo» tiene eso, que puedes mimetizarte y sacar el maximo provecho de la interaccion.
Tú sí que eres listo… aunque estas un poco pira’o tambien…
¡¡animo!!!

Responder
Jorge 20/07/2009 - 12:50

Julen, primero que nada Feliz día de la amistad!,
Que buenos que están tus últimos post, los he disfrutado mucho. Realmente admirable.
Saludos Santiagueños.

Responder
Julen 20/07/2009 - 20:28

@Mak, bonitos nombres, ¿verdad?
@Moli, Alpujarras, por aquí estoy ahora mismo.
@Amalio, pues yo no me veo tan pirao… ¿o va a ser que sí? 😉
@Jorge, a ver si algún día puedo dar pedales por vuestro hemisferio. Gracias por estar ahí.

Responder
Lula Towanda 21/07/2009 - 10:07

El nombre comercial de «La Alquería de Los Lentos» no tiene desperdicio. ¿te atendieron rápido?

Responder
Julen 21/07/2009 - 20:05

@Lula, no diría que rápido; más diría que fue lento… pero ¿qué quieres? Para algo has ido allí, ¿no? 😉

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.