No CEO, great future

by Julen


Cuentan que el equipo directivo necesitaba reflexionar seriamente sobre la estrategia. Como quiera que el día a día les lanzaba a una agenda complicadísima llena de reuniones, llamadas telefónicas, correos electrónicos y asuntos similares, decidieron retirarse a un lugar apartado, allá arriba en el monte. Un lugar para pensar, un lugar para analizar, para otear el horizonte y tomar grandes decisiones estratégicas.

Poco a poco, aquella mañana fría de invierno fueron subiendo en sus coches hasta aquel refugio en el monte. Un gran caserón con historia. Llegaron por fin todos (hombres) y entonces fue cuando lo notaron. Nadie había caído en la cuenta de que no tenían cobertura de móvil. ¿Nadie lo había pensado antes? ¿Qué iban a hacer si alguien de la fábrica quería ponerse en contacto con ellos? Además, por supuesto, tampoco tenían conexión a Internet. La palabra era: aislados. Aislados de la fábrica. ¿No era esto lo que querían?

Les invadió un cierto nerviosismo porque nadie podría contactar con ellos desde la fábrica si tenían que hacerlo por alguna razón urgente. En fin, el asunto estaba como estaba. Lo hablaron al principio y tras algunas tiranteces y cierto sentimiento de culpabilidad porque nadie hubiera caído en ello, decidieron que el director de producción bajaría con el coche a última hora de la mañana, antes de comer, hasta donde encontrara cobertura para hacer una llamada rápida y preguntar si había alguna cosa relevante.

La sesión durante la mañana les hizo dar vueltas y vueltas sobre asuntos complejos. Alguna cosa ya aclararon, no obstante. Clientes, mercado, diferenciarse, países de bajo costes y cosas por el estilo. Como reza el dicho: «nada nuevo bajo el sol».

Por fin, a última hora de la mañana, el director de producción cogió el coche y comenzó a descender por la estrecha carretera. Cuatro kilómetros más abajo vio que el móvil tenía cobertura. Con cierta ansiedad marcó el teléfono de uno de sus colaboradores directos. Sabía que era la persona adecuada para enterarse de si había alguna novedad por la fábrica.

– Hola, Raúl.
– Hombre, Javi, ¿qué tal? No te he visto esta mañana.
– Ya, aquí andamos en pleno monte, todo el equipo directivo. Tratando de aclarar el horizonte para ver si ponemos en marcha alguna estrategia que mejore nuestra competitividad.
– Ah… ¿sí? ¿Estáis todos fuera? Joder, pues ni me había dado cuenta que estabáis todos fuera… No, no, esto… aquí todo igual… sin problemas, sinn problemas. Parece que las cosas andan bien esta mañana…

Siguió la conversación con un par de cumplidos sin mayor relevancia. Javi enseguida se dio la vuelta para subir de nuevo al caserón. Mientras conducía despacio hacia arriba por la carretera comenzó a pensar… la fábrica funcionaba bien sin ninguno de los miembros del equipo directivo… Qué casualidad. Pensativo, la cabeza le daba vueltas… ningún directivo… ningún problema, ¿para qué estaban ellos allí?

¿Y si las empresas funcionaran mejor si las repensamos sin equipo directivo? ¿Hay personas que trabajarían mejor sin sus jefes presentes? Imagínate si fuera así… qué cosas. Otra empresa es posible. Por eso, olvídate de generalidades. En tu caso: si desaparece el jefe, ¿trabajas mejor, igual o peor? Simple curiosidad.

Technorati tags |

Artículos relacionados

17 comentarios

jose 17/03/2007 - 10:01

cuando el jefe no esta, yo estimo que dispongo de aproximadamente dos horas más de tiempo para trabajar, además cumplo con los horarios de reuniones, comida, y de irme a mi casa..

Para mi con que estuviese 1 vez a la semana, para informarle a él…, suficiente.

Responder
Jaizki 17/03/2007 - 11:48

Quizás el problema no está en que haya jefes, si no en lo que hacen los jefes…

Algo me dice que el equipo directivo debería estar preocupándose por la estrategia a medio y largo plazo, no estorbando en las decisiones a corto. Excepto, claro está, cuando la situación a corto requiera decisiones inmediatas de alto nivel.

Responder
raf. 17/03/2007 - 11:59

en mi actual curro el jefe no aparece prácticamente y no se trabaja nada, pero es que no ejerce de jefe en ningún momento.

en el anterior, ejercía de jefe, y no aparecía mucho, y se trabajaba relativamente bien, aunque a veces hacía falta que estuviese.

el curro actual: administración pública, el anterior, pyme.

Responder
Diego 17/03/2007 - 12:02

¿Por qué empezamos suponiendo que tienen que haber jefes? 😉

Nosotros nos controlamos entre todos sin realmente hacerlo: Wikis y CVS. Y funciona bastante bien.

Responder
Julen 17/03/2007 - 12:35

jose, pues si sólo es para informarle lo mismo te sobra el día en que tendría que aparecer.
jaizki, me parece que muchos directivos están enganchados en las pequeñas cosas del corto plazo tanto o más que cualquier currela de base.
raf., no está mal eso de que no «se trabaja nada». A ver si se lo habéis copiado al jefe, je je.
diego, esa es la cuestión: ¿hacen falta? Desde luego que no como los hemos concebido hasta ahora.

Responder
Lula Towanda 17/03/2007 - 14:19

¡Ahí me has dado!
Tengo en el horno un post sobre productividad que colgaré sobre el lunes, estate atento porque no te dejará indiferente.
Conozco un caso de un jefe que trabajaba mucho. Cuando le cambiaron de una empresa del grupo a la empresa para la que trabajo (fue mi director) se lamentaba de que en su anterior puesto no había sido ocupado por nadie ¡con lo mucho que él trabajaba! Cuando cambio de nuevo a otra empresa del grupo su dirección tampoco se cubrió. La verdad es que el hombre trabajaba un montón pero su trabajo era superfluo y consistía en sacarnos de quicio para que tuviéramos las cosas a tiempo, fuéramos o no personas responsables. Si se hubiese limitado a perseguir a los remolones las personas de bien no nos hubiéramos acordado de su madre con tanta frecuencia.

Responder
Daniel 17/03/2007 - 15:40

Ummm… ¿y no será que la fábrica funciona perfectamente sin los directivos porque estos han hecho un buen trabajo previo?

Mi abuelo siempre me cuenta una batallita: él era jefe de una pequeña planta y cuando volvía de un viaje de trabajo algún trabajador le reprochaba que todo había seguido funcionando bien sin él. Entonces en vez de sentirlo como un ataque él lo interpretaba como un sutil elogio. Cada uno de los trabajadores sabía lo que tenía que hacer, era una selección de buenos profesionales, bien entrenados y preparados para asumir un escalón más de responsabilidad si la situación lo requería.

Responder
Tochismochis 17/03/2007 - 15:45

¡Esto es una idea radical encubierta, Julen! 😉

Pues creo que personalmente trabajo exactamente. Que mi jefe esté poco en la oficina es bastante habitual.
Una pregunta adicional sería conocer si tus colaboradores trabajan mejor, igual o peor cuando no estás.

Responder
Alorza 17/03/2007 - 16:11

Humm, depende. Yo diría que si falta poco tiempo (p.e., una mañana), muchas veces nos da por relajarnos y bajar el ritmo. Ahora bien, si la ausencia es larga, retomamos la buena marcha y, además, con menos interferencias.

Responder
Telémaco 17/03/2007 - 17:21

Mejor, mejor, muchísimo mejor.

Si hablamos de directivos intermedios, me sobran todos. Todo lo que sobrepase dos niveles de jerarquía en la práctica suele convertirse en puro desperdicio.. ahí si que habría que aplicar las 5S.

De la estrategia a medio y largo plazo se ocupa el CEO y de realizar el trabajo los de abajo, los del medio son simplemente la burocracia que una vez definidos los procesos de negocio se autocrean su propio trabajo para no aburrirse y sentirse importantes.

Lula estaremos atentos a tu pantalla 😉

Responder
ekonomus 17/03/2007 - 18:23

creo que hay un gran trabajo a realizar en la eliminación de niveles jerarquicos, y de burocracia. La dificultad está en que la burocracia es experta en «crecimiento» y «creatividad» para inventarse trabajo.

En cuanto al CEO quizás un triunviriato Finance-Product-Market podría ser más rico.

Responder
Salvador (de México) 17/03/2007 - 20:45

Yo tengo dos jefes, cosa cada vez más común en las empresas globales donde tienes uno corporativo y el local o de unidad operativa, y en mi caso ambos están ubicados en la empresa, mismo edificio.
En mi experiencia personal, como trabajador y como consultor de años que conoce bastante de empresas grandes y complejas en México, cuando no está el jefe las cosas marchan mejor en tanto operes en tu ámbito de facultades, pero se complican si hay que decidir más allá de las fronteras de ese ámbito. Del otro lado de la valla te juegas el cuello. Me refiero a decisiones de resonancia estratégica, situaciones de crisis, oportunidades novedosas, etc.
Esto no quiere decir que no puedas decidir por tí mismo en tales circunstancias, claro (igual lo haces mejor que el jefe), sino que el costo-beneficio de hacerlo puede ser inaceptable por el aumento del riesgo para tí.

P.D. Me agrada mucho la orientación de este blog. Tiene puntos de contacto con el mio (mucho más modesto).

Responder
Jaizki 17/03/2007 - 23:11

Telémaco, estoy contigo en que por el medio sobra mucha estructura.

Responder
josemanuel 18/03/2007 - 01:35

La próxima semana se van todos los jefes tres días a Mallorca. Son más de doscientos. Para una plantilla de 1.500 trabajadores. Ya te contaré 😉

Responder
Germán 18/03/2007 - 22:00

Julen, cualquier dia te ponen una bomba.

Responder
Virginia 21/03/2007 - 13:59

¡Qué provocador! No he sabido nunca para qué servían los jefes, aún estoy esperando descubrirlo. Por lo que he podido comprobar en la Administración Pública a los inútiles patada para arriba asi que supongo que su función es que no molesten en puestos en los que tengan poco que hacer.

Responder
porfineslunes 08/04/2007 - 18:30

Trabajaría infiniiiiitamente mejor (y de hecho, lo hago).

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.